El empresario y la periodista
El empresario y la periodista - ABC
GENTE

Así es el empresario «hipster» que ilusiona a Lara Álvarez

Se llama Román Mosteiro y sus amigos lo definen como «un relaciones públicas nato»

MadridActualizado:

No han pasado ni dos meses desde que Lara Álvarez y Fernando Alonso pusieran fin a su idílica relación, desatando una vorágine de rumores sobre las razones que precipitaron su repentina ruptura. Durante este tiempo, ambos guardaron silencio sobre su fallido noviazgo y se enfrascaron en sus respectivos compromisos profesionales. El piloto asturiano, en sus entrenamientos de Fórmula 1, y la periodista, ultimando sus preparativos para poner rumbo a Honduras, donde ya está al frente de las conexiones de «Supervivientes».

Antes de embarcarse en su nueva aventura, Lara, de 29 años, aprovechó para recuperar el tiempo perdido con viejos amigos en Madrid, pero uno en especial podría haberle devuelto la confianza en el amor. Se trata de Román Mosteiro, un empresario treintañero de La Coruña del que se ha vuelto inseparable en las últimas semanas. Según publicaba la revista «¡Hola!», se han visto varias veces en el domicilio de ella y han compartido cenas y largas conversaciones telefónicas.

A pesar del revuelo mediático y de no estar acostumbrado a verse retratado en las páginas del papel cuché, Román confiesa sentirse tranquilo. «Estoy muy bien, gracias. Lo siento, pero no voy a hablar», respondió educadamente a la llamada de ABC.

Extrovertido y hablador

¿Quién es la nueva conquista de Lara? Cabello largo, lacio y oscuro, barba frondosa, look desenfadado y una mirada con un toque misterioso, a menudo oculta bajo unas gafas de sol. Un hipster en toda regla que en los últimos años ha depurado su imagen, cambiando el traje y la corbata por unos jeans desgastados y camisetas vintage. Aunque su físico podría recordar ligeramente al de Alonso, desde el punto de vista profesional y personal no guardan apenas ninguna similitud.

«Román es una persona muy extrovertida, simpático, hablador, un auténtico relaciones públicas. Es un amante del surf y le encanta perderse entre las olas de la playa de Doniños de Ferrol», destaca una fuente cercana a ABC. «Se codea con lo más granado de Galicia y en su círculo de amigos se encuentra Marta Ortega, la hija del fundador de Inditex».

La nueva conquista de Lara se formó en el colegio Hogar de Santa Margarita de La Coruña. Desde 1998 a 2003 cursó un Diploma de Gestión y Dirección de Empresas Hosteleras, en el Centro Superior de Hostelería de Galicia. Completó su formación con un máster en Dirección y Gestión de Empresas Turísticas en la Universidad de Santiago de Compostela. Después se adentró en el mundo de la hostelería, pasando por la dirección de varios hoteles hasta recalar, en octubre de 2014, en Grupo Silk, donde ejerce como director general. Esta compañía gestiona 25 locales relacionados con el ocio.

La presentadora ha acudido en varias ocasiones al restaurante que dirige Román, Silk & Soya, que ya se ha convertido en su favorito. Este espacio de inspiración oriental y comida tailandesa ubicado en La Moraleja, en Madrid, fue el elegido por Lara para almorzar con sus padres la víspera de su marcha a Honduras.

Gustos en común

Además de la pasión por la buena mesa, a ambos les une su afición por el deporte, el mundo del motor y los animales. Si la presentadora declara continuamente su amor hacia Choco, su fiel labrador, Román también posa divertido junto a su perro en Instagram, red social que tiene privatizada para evitar miradas indiscretas.

El pasado sentimental del gallego es mucho más sosegado que el de Lara. La asturiana ha ido prácticamente encadenando noviazgos: Sergio Ramos, Daniel Martínez, Ángel Martín, Adrián Lastra... Román parece ser más estable en el plano sentimental. «Estuvo más de diez años con una chica. Eso sí, terminaron con una tumultuosa ruptura», declara esta misma fuente.

La amistad especial de Román y Lara deberá ahora superar la barrera de la distancia. Les separan más de 8.000 kilómetros y una diferencia horaria de ocho horas. Quién sabe si él se lance a la aventura y vuele hasta Honduras para reencontrarse con Lara entre cocos y palmeras, como ya hizo Alonso el pasado año.