GTRES

Donatella Versace se sincera sobre su abuso de las drogas: «Me odiaba cada vez más»

La diseñadora ha confesado la espiral de autodestrucción en la que entró tras el asesinato de su hermano, Gianni Versace, a manos de Andrew Cunanan en 1997

MADRIDActualizado:

Donatella Versace ha dejado de un lado su lado más frío para hablar de uno de los momentos más duros de su vida: su adicción a la cocaína. La diseñadora ha hablado de ello para el medio canadiense «Ssense», donde ha asegurado que llegó a sentir odio por ella misma.

«En algunos momentos, cuando estaba sola, me daba cuenta de que estaba muy enferma. Pero entonces tenía que acudir a la próxima cita. Me avergonzaba frente a mis hijos y me odiaba cada vez más», ha confesado la diseñadora, cuyo nombre quedó ligado al de la droga tras el asesinato de su hermano Gianni en 1997.

«Era la nueva cara de Versace. ¿Quién compra moda a una diseñadora débil e inestable que está loca porque toma drogas y no puede soportarlo? ¡Nadie!», señala Donatella. Fue por ese motivo por el que, según apunta, creó «una segunda Donatella: fría, distante, agresiva y aterradora». Y todo porque, tras la muerte de su hermano, la italiana notaba «que todo el mundo de miraba con dagas en los ojos». «Mi cabello se volvío más y más rubio, mi maquillaje más grueso. Creé una máscara que me protegía, no quería que nadie vera por lo que estaba pasando».

En aquellos momentos tan duros, la diseñadora encontró una ayuda impagable en el cantante Elton John. Tras un concierto, el artista se ofreció a llevarla en su avión privado a una clínica de desintoxicación de Arizona. Una oferta que aceptó en el acto. «Lo peor de la desintoxicación fue el impacto de la realidad después de salir de la clínica. Las drogas me habían cegado sobre lo mal que estaba egestionando la compañía», admite ahora.