Estilo - Gente

Doña Pilar de Borbón: «Reconozco que he tenido mucha suerte en la vida»

La Infanta, presidenta de honor del Rastrillo Nuevo Futuro, que esta semana reabre sus puertas, asegura: «Lo del Rastrillo es un milagro»

Doña Pilar de Borbón
Doña Pilar de Borbón - ERNESTO AGUDO
MARÍA LUISA GARCÍA-MORO Madrid - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

Desde hace 47 años, la Infanta Doña Pilar es el alma máter del Rastrillo de Nuevo Futuro, que este año se celebrará del 19 al 27 de noviembre en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo. Allí se espera que más de 30.000 visitantes acudan a hacer compras en los más de 70 puestos que constituyen uno de los eventos más esperados del otoño en la capital y que sirve para recoger fondos para que niños huérfanos o en situaciones complicadas puedan vivir en un hogares de acogida de Nuevo Futuro. Habrá además pop-ups, firma de libros y, como siempre, aristócratas, deportistas, toreros y socialités. El lunes 21, los visitantes podrán degustar una cena en un tablao flamenco servida por Francisco Rivera Ordóñez y al día siguiente será Fonsi Nieto el que amenice la velada como DJ. Todo por una buena causas, y es que sólo durante 2015 Nuevo Futuro proporcionó hogar a más de 628 menores en España.

Señora, ahora que parece que empieza a repuntar la crisis económica, ¿cree que pueden superar los beneficios que ha alcanzado el Rastrillo durante los últimos años?

Lo del Rastrillo es un milagro. Yo no sé cómo lo conseguimos, pero a pesar de que hay años que se recauda un poco menos, se saca lo que hace falta, lo cual es increíble. Los años de crisis los hemos notado un poco, aunque no tanto como creíamos. Este año tenemos puestas todas las esperanzas y más con las modernidades que hemos metido.

Este año hay muchas innovaciones: nueva decoración, firma de libros, pop-ups, más presencia en redes sociales…

Ahora estamos en la época de la electrónica y hay que aprovecharse de ella. Los tuits, los blogs y demás que no sé ni como se llaman... Aunque te confieso que hoy he mandado un chat muy mal escrito a uno de mis nietos, porque no eran horas de hablar con él, por si estaba en la universidad. ¡Para mí es un orgullo haber sido capaz de escribirlo! Todas estas cosas nuevas me dan terror.

Su hija Simoneta empezó el año pasado a formar parte del comité de Nuevo Futuro, y este año ha decidido montar un bar en el Rastrillo con sus amigas. ¿Se siente orgullosa de su hija?

Está en el Comité, antes colaboraba con el Padre Garralda y por fin decidió venirse. En mi bar Puerta del Sol ha estado mucho tiempo sirviendo copas; ahora ha montado otro por su cuenta, que se llama El Capricho, con unas amigas. Le habían regalado vino y ha querido colaborar así. Estoy muy contenta y orgullosa porque Simoneta tiene una buenísima cabeza, es muy organizada y aporta ideas nuevas. Yo soy presidenta honoraria, me gusta que ella esté en el comité de manera fija.

El año pasado recibió usted una visita sorpresa…

¡Me visitó mi hermano! (exclama entusiasmada). Me llamó cuando ya estaba allí, fue una increíble sorpresa. Vino cargado de prendas suyas que se subastaron. ¡Una maravilla!

Supongo que esa subasta tuvo un enorme éxito, no todos los días alguien puede tener una cazadora o una corbata que pertenecieron al Rey Don Juan Carlos.

Un éxito arrollador, todo el mundo quería pujar por sus cosas.

¿Veremos a Don Juan Carlos acompañarla este año?

Veremos a ver… Todavía no me ha dicho nada.

¿Y a Doña Sofía o a la Reina Doña Letizia?

Invitadas están, pero ya sabes que avisan a última hora o incluso no avisan. Lo han hecho así todos los años.

Este verano cumplía usted 80 esplendorosos años, ¿qué balance hace de su vida?

De esplendorosos nada… Los alifafes de la vejez son un espanto (bromea). He tenido mucha suerte en la vida. He tenido unos padres fantásticos y un marido que era un encanto, aunque perdí demasiado pronto. Y cinco hijos que todavía me hacen caso y vienen por casa. Ayer mismo vinieron cuatro con sus mujeres y cinco nietos más los dos bebés.

Cierto, hace poco sus hijos Beltrán y Fernando le volvían a hacer abuela.

Los dos bebés son una preciosidad, una monada. El sábado bautizamos a uno, tengo a 60 personas a comer en casa y no podré ir al Rastrillo. Como su madre es griega, quiere que el niño sea católico y se bautice aquí.

¿Qué planes tiene para Navidad? ¿Cenará en Nochebuena con sus hijos y en Navidad irá a Zarzuela con su hermano?

El plan es ese, pero puede cambiar. El día 25 muchos de mis hijos se van con sus familias políticas. Es que cuando nos uníamos, todos éramos muchísimos. Antes de tener a estos dos últimos bebés y casarse dos de mis hijos, arrasábamos con la mitad del contingente, así que ya le dije a mi hermano: «Juanito somos demasiados». Y lo entendió.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios