Verano

La divertida «vie en rose» de Neymar en las aguas de la Costa Azul

El fichaje estrella del PSG se broncea en Saint Tropez en compañía de su pandilla de 13 amigos

Neymar, rodeado de su legión de amigos, a borde del yate «Ginevra», en Saint Tropez
Neymar, rodeado de su legión de amigos, a borde del yate «Ginevra», en Saint Tropez - AGENCE/BESTIMAGE

Aún no ha sudado la camiseta del París Saint-Germain, pero Neymar ya se ha entregado a los grandes placeres de su nueva «vie en rose». El brasileño de 25 años no pierde el tiempo. A la espera de recibir el Certificado Internacional de Tránsfer (ITC) que le permita debutar con su nuevo equipo, aprovecha para ir descubriendo los enclaves paradisíacos que esconde su nuevo país de residencia.

Si cuando formaba parte de la alineación del Barcelona escapaba en cuanto podía a las calas turquesas de Ibiza, ahora ha encontrado su nuevo refugio de desconexión en Saint Tropez. El pasado domingo, el hombre por el que se han desembolsado 222 millones de euros, recalaba en la Costa Azul, acompañado de su nutrida legión de amigos, conocidos como los «13 Toiss», para disfrutar de unas minivacaciones antes de pisar el césped del Parque de los Príncipes para disputar su primer partido. El grupo se alojó en una lujosa villa, en la bahía de Canebiers, propiedad de uno de los directivos de Nike, la marca que patrocina al brasileño.

Un yate de 35 millones

El lunes, el delantero, con un bañador muy poco discreto, se bronceó durante cuatro o cinco horas en la playa de La Bagatelle. Posteriormente, embarcó en una zodiac con siete de sus amigos y sus guardaespaldas, seguido de otro barco con el resto de su pandilla para trasladarse hasta un espectacular yate. Bautizado como «Ginevra» y con 35 metros de eslora, está valorado en 35 millones de dólares, según «TMZ».

Neymar tirándose de bomba desde el yate «Ginevra»
Neymar tirándose de bomba desde el yate «Ginevra»- AGENCE/BESTIMAGE

A la estrella de la Canarinha se le vio de lo más animado bailando música brasileña, tomando selfies e improvisando varios saltos al mar para pegarse un chapuzón. Ni rastro de féminas a bordo de la lujosa embarcación. Neymar vive su primer verano como soltero, después de que el pasado junio rompiera con su novia Bruna Marquezine, una modelo brasileña de 21 años. ¿El motivo? El futbolista le pidió matrimonio y ella le rechazó al no estar preparada para afrontar un compromiso de ese calibre.

«Es la última vez que hablo de mi vida personal, pero, sí, estamos separados», declaró el exazulgrana.Hoy concluirá su retiro estival en Saint Tropez para incorporarse a los entrenamientos de Unai Emery. El domingo podría por fin producirse su esperado debut. Será entonces el momento de demostrar por qué es el fichaje más caro de la historia.

Toda la actualidad en portada

comentarios