Estilo - Gente

Las diferencias entre Brad Pitt y Angelina Jolie a la hora de educar a sus hijos

La actriz solicita la autorización para que el famoso actor pudiera visitar a sus hijos, dando a entender que no entraría entre sus planes compartir la custodia física de sus retoños, aunque sí la legal

«Brangelina» con sus seis hijos
«Brangelina» con sus seis hijos - EFE

A pesar de todos los rumores que han circulado acerca de los supuestos problemas matrimoniales de Angelia Jolie y Brad Pitt desde que saliera a la luz la noticia de su divorcio este martes, el principal motivo que habría llevado a la pareja a tomar la decisión de separarse sería su actitud radicalmente opuesta a la hora de educar a sus seis hijos: Maddox (15), Pax (12), Zahara (11), Shiloh (10) y los mellizos Vivienne y Knox (8). Mientras la actriz preferiría optar por darles la mayor libertad posible, Brad consideraría que Angelina es demasiado 'blanda' con ellos visto lo difíciles de controlar que se estarían volviendo sus retoños.

«Los niños pueden llegar a ser una pesadilla, quitando a Maddox. Él es muy dulce y amable con todo el mundo. Angie se cree todo lo que le dicen sus hijos, para ella nunca hacen nada malo, y todo lo que ellos dicen es sagrado. Son especialmente difíciles con el personal de sus padres. Son muy peleones, escandalosos y difíciles de controlar, especialmente porque son seis. Zahara es la que siempre incita a todos los demás. En una ocasión, uno de los asistentes arrojó una toalla al suelo que, por accidente, le dio a Vivienne e hizo que se tropezara. Después Zahara le estuvo diciendo lo que tenía que decirle a Angie acerca de lo sucedido, dándole instrucciones para que dijera que estaba comiendo una galleta y que casi se ahoga al tropezarse», revela una fuente al periódico Daily Mail.

Ante la filosofía educativa de la intérprete, a Brad Pitt no le habría quedado otra que adoptar el papel de «padre estricto» para su propio disgusto. «Brad siempre ha sido estricto. Quiere que sus hijos tengan más disciplina. A veces Brad se frustra con ellos y les grita. Angelina tiene una actitud mucho más relajada a la hora de lidiar con ellos. Ella nunca les grita», aseguraba otro informante a la revista People.

En la demanda de divorcio para poner fin a su matrimonio, Angelina solicitaba la autorización para que el famoso actor -con quien mantuvo una relación de más de una década- pudiera visitar a sus hijos, dando a entender que no entraría entre sus planes compartir la custodia física de sus retoños, aunque sí la legal. «Angelina está haciendo lo que cree mejor para sus hijos. En estos momentos tan duros apreciaría que se respetara su privacidad», afirmaba su mánager, Geyer Kosinski, al portal E! News ayer martes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios