Estilo - Gente

David Cameron en un festival junto a una admiradora de Corbyn

El exprimer ministro británico figura en dos imágenes tomadas en un evento musical

Cameron con la seguidora de Corbyn
Cameron con la seguidora de Corbyn - INSTAGRAM

En materia de política, la imagen y la presencia valen «más que mil palabras». Por eso causaron tanto revuelo las fotografías difundidas esta semana en las que el exprimer ministro británico David Cameron aparece bebiendo en el marco del «Wilderness Festival», un evento musical que congrega a británicos y extranjeros durante cuatro días en el Reino Unido. Una de las imágenes que lo capturó es el «selfie» que se hizo una pareja que asistió a la cita y en la que, entre los espectadores del evento, figura nada menos que Cameron. La segunda, en cambio, fue la que disparó las críticas de los usuarios en las redes sociales. En ella, el político figura junto a Lucy Edwards, una «admiradora» de Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista británico.

En su perfil de Instagram, la chica compartió la imagen con el político acompañada de un mensaje cargado de ironía: «Big Dave C in the house, shame he can’t read» (El gran Dave C en la casa, qué pena que no pueda leer). Dos años atrás, cuando Cameron todavía se encontraba en el poder, había acusado al líder laborista de ser una «amenaza a la seguridad». Sin embargo, el hecho de haber sido retratado junto con una seguidora de Corbyn no es lo único que se le criticó al exprimer ministro británico de esta fotografía: también llamó mucho la atención de los usuarios de Internet el hecho de que estuviera fumando en el festival. Sucede que seis años atrás, el político había asegurado que se encontraba en plena lucha por abandonar el tabaco y que su batalla por dejar de fumar estaba resultando «muy exitosa».

Cameron y su mujer, Samantha, figuran en un «selfie»
Cameron y su mujer, Samantha, figuran en un «selfie»- INSTAGRAM

Las imágenes que dejó como legado el paso de Cameron por el espectáculo musical se contraponen con la presencia que Corbyn había tenido, apenas un mes y medio atrás, en el festival de Glastonbury. Allí, el político laborista había sido tratado casi como una estrella de rock y había pronunciado un discurso centtrado en determinados ejes como «derechos humanos, paz, justicia y democracia». Entonces, la respuesta del público no se hizo esperar y se oyó muy fuerte el grito de aprobación a través de la frase «Oh Jeremy Corbyn», con la música del tema «Seven Nation Army».

No es la primera vez que Cameron se vuelve víctima del descuido de su propia imagen en sus momentos de relax. Apenas cuatro años atrás, en agosto de 2013, el entonces primer ministro había sido capturado por los paparazzi cambiándose de bañador en la playa dentro de una toalla con la cara de Mickey Mouse. Una vez publicadas las fotos, el político acusó a cuatro importantes periódicos británicos de haberse saltado un acuerdo para respetar sus vacaciones.

A diferencia de aquella ocasión, en esta nueva oportunidad, por el momento, de parte de Cameron se impuso un gran silencio. Pero habrá que ver si con este episodio el mandatario aprende finalmente la lección de no descuidar su imagen, aún en sus días de reposo.

Toda la actualidad en portada

comentarios