GTRES

De compras con Isabel II: estas son las tiendas con el sello de la Reina de Inglaterra

Como miembros de mayor rango en la Familia Real, tanto la soberana como Felipe de Edimburgo y Carlos de Inglaterra otorgan el título «British Royal Warrants» a las tiendas en las que compran

MADRIDActualizado:

Son muchas las rutas turísticas que se pueden hacer por Londres, desde los pasos de Jack «El destripador» a el Londres de Harry Potter, pasando por los estadios de fútbol más emblemáticos de Londres o los pubs históricos de Londres... Pero el más curioso de todos es, posiblemente, el que menos transito turístico tiene: los Proveedores Oficiales de la Reina.

En Reino Unido existe un selecto club al que todo comerciante desea pertecener, los «British Royal Warrants», un título que Isabel II, Felipe de Edimburgo o Carlos de Inglaterra pueden otorgar a las marcas que les suplen de cualquier artículo indispensable para su vida. Medios de comunicación, organizadores de eventos y «lugares de esparcimiento o entretenimiento» tienen veto y no pueden ser designados como proveedores oficiales. Ser miembro del club significa que tienes permiso real para utilizar el escudo de armas de Isabel II, y desde 1887 es ilegal hacerse pasar por un «Royal Warrant».

La lista actual de proveedores suma 883 firmas, de las que la mayoría (686) pertenecen a la soberana. Entre ellas están los chocolates Cadbury, Swarovski Optic (gafas), John Bell (farmacia), Vale Brothers (cepillos para caballos), la destilería Laphroaig, los cereales Weetabix, Tom Smith (creadores y fabricantes de cascanueces) o la joyería Mappin & Webb, cuyo joyero principal, Martin Swifth, es el actual Joyero Real en Reino Unido.

La farmacia John Bell, en Oxford Circus
La farmacia John Bell, en Oxford Circus

La monarca comparte otros tantos proveedores con su marido y su hijo, entre ellos Burberry, Jaguar, Land Rover, Samsung -encargado de suministrar las televisiones tanto a Buckingham Palace como a Clarence House-, nueve marcas de champán -entre las que se encuentran Laurent-Perriet, Moet y Mumm - o J. Barbour & Sons, firma encargada de «la ropa de abrigo e impermeable».

El estilo del Príncipe Carlos

El heredero al trono británico cuenta entre sus «Royal Warrants» con Aston Martin, Cartier, la marca de té Twinings, los fabricantes de escopetas James Purdey & Sons o el hotel Ritz, a donde se encarga el catering cuando la ocasión lo requiere.

John Lobb fabrica 100 pares al día, con precios superiores a las mil libras
John Lobb fabrica 100 pares al día, con precios superiores a las mil libras

Junto a su padre, el duque de Edimburgo, el príncipe tiene afición por comercios reconocidos como «los más antiguos del mundo»: compra sus sombreros en Lock & Co., se corta el pelo en Truefitt & Hill, y sus fotografías salen de Anthoy Buckley & Constantine (Mayfair). Como curiosidad, la mayoría de las marcas a las que recurre el príncipe de Gales se encuentran en St. James Street, a un paso de Buckingham Palace.

Harrods, caído en desgracia

Pertenecer a las «British Royal Warrants» no es un privilegio eterno. Entre los que tuvieron que retirar el escudo de armas real se encuentra Rigby & Peller, proveedora de ropa interior de Isabel II, después de que la anterior propietaria de la casa, June Kenton, contara varias intimidades de la Familia Real en sus memorias. Entre ellas, que Lady Di se llevaba posters de lencería para los dormitorios de sus hijos.

Otra gran firma que salió del club fue Harrods. Jorge V, abuelo de Isabel II, otorgó la gracia a los grandes almacenes en 1910. Casi un siglo después, en el año 2000, la monarca les retiraba el «Royal Warrant». Aunque nunca se comunica por qué una firma pierde su privilegio, es inevitable pensar en los tiempos: tres años antes, en 1997, su ex nuera, Diana de Gales, fallecía en un accidente de tráfico en París junto a Dodi Al-Fayed, heredero de los grandes almacenes.