Estilo - Gente

«Te como la cara» le soltó Rocío Carrasco a su ya marido

«Sólo faltaba Rocío Jurado», decía un amigo de la familia que derramó más de una lágrima. Sobre todo cuando la novia llegó del brazo de su tío para casarse con Fidel Albiac

Rocío lució dos vestidos de Hanníbal Laguna. | Vídeo: La alegría de los invitados - Instagram

Dos vestidos de Hanníbal Laguna para una novia que lucía resplandeciente y que se emocionó con cada uno de los más de doscientos invitados que acudieron al enlace. Porque si Rocío Carrasco no iba a tener en el día más importante de su vida a sus hijos, hermanos, tíos y primos, lo que no se privó fue de convocar a sus amigos, muchos de última hornada y otros de tiempos de atrás, para hacer verdad que la auténtica familia es la que uno elige y eso no tiene porqué estar unido a la sandre.

Si de los Mohedano sólo acudió la hija de Amador, Chayo, y cuatro primos hijos del hermano de su abuela materna, por parte del lado Carrasco, al final Rocío decidió que fuera su tío Antonio quien la llevara ante el improvisado altar en una escena que los amigos de toda la vida vivieron emocionados dado el increíble parentesco que Antonio tiene con el desaparecido Pedro.

«Sólo faltaba Rocío Jurado», decía un amigo de la familia que derramó más de una lágrima. Sobre todo cuando la novia llegó del brazo de su tío para casarse con Fidel Albiac y Miguel Poveda entonó una de las canciones favoritas de la Jurado: Vibro (Porque contigo vibro/ cuando tu boca se calla/ lo que tus ojos me gritan./ Cuando por fin se realiza/ lo más grande y lo más bello./Cuando te quedas cansado/y son tiernas tus caricias. Contigo siempre vibro).

Ni la ausencia de sus dos hijos, que viven con su padre Antonio David (el pequeño lleva casi tres meses sin estar con su madre según ha revelado el padre esta semana en «Lecturas»), ni mucho menos la de sus hermano Gloria Camila o José Fernando, pudieron empañar ese momento. Rocío Carrasco no esconde su amor por Fidel y de ahí que a la hora de colocarse el anillo de desposados soltara un improvisado «¡te como la cara!» que sus amigos rieron y hasta aplaudieron.

Tras el enlace civil que ofició un concejal de la localidad de San Agustín de Guadalix empezó la fiesta y la cena. Nada de protocolo ni mapas para porientarse. Cada uno se sentaba donde quería y eso hizo más fácil que los amigos se agruparan a su antojo. Por los corrillos lo más divertido era acercarse a escuchar a Poveda, a Juan Peña, a unas gitanas que cantaban como los ángeles y hasta al marido de Paulina Rubio que se convirtió en la sensación de la fiesta. A pesar de que a Chayo Mohedano le dijeron que no podía ir con niños Paulina llevó a su bebé que dejó al cuidado de una nanny en la habitación de la finca donde se celebró el enlace y ellos se hospedaron. También con hijos acudieron algunas primas de Chipiona que pudieron disfrutar de la fiesta a su antojo.

Como ya habían anunciado las Campos al completo acudieron vestidas por Alejandro de Miguel y con sus respectivas parejas. Hasta la hija de Terelu fue acompañada y es que la relación con Carrasco es tan estrecha que Rocío no dudó en colocar a María Teresa y Edmundo Arrocet en primera fila de la ceremonia junto a la madre de Fidel, también vestida por Hanníbal Laguna y una señora muy discreta y simpática según cuentan, y el hermano de Pedro Carrasco con su esposa.

Entre las caras conocidas que saldrán en la millonaria exclusiva que la pareja ha pactado con ¡Hola! estaban desde Chenoa a la citada Paulina pasando por Carmen Bazán, Lara Dibildos, Carlota Corredera y David Valdeperas de «La fábrica de la Tele» y sus compañeras de «Hable con ellas» Sandra Barneda y Alba Carrillo. A la cena se apuntó también Nagore Robles y como suele ocurrir en estos eventos, el fin de fiesta fue dándolo todo en la pista de baile y alguno que cayó a la piscina dicen que de forma involuntaria. Otro clásico que no falla de las bodas con piscina.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios