Así fue la boda de Elena Ballesteros

La actriz tuvo una ceremonia de ensueño con Juan Antonio Susarte en Altea, Alicante

MadridActualizado:

La actriz Elena Ballesteros y el biólogo Juan Antonio Susarte Sánchez-Rex vivieron un día inolvidable acompañados de su familia y amigos más cercanos. La boda, que tuvo lugar el pasado 8 de julio, fue el broche de oro a una historia de amor que comenzó cuando ambos tenían ocho años. Él se declaró hace casi veinte años, pero no retomaron su relación hasta la ruptura de la actriz con el humorista Dani Mateo.

Elena Ballesteros, conocida por su papel de hija de José Coronado en la serie «Periodistas», dio el «sí, quiero» a su pareja al caer la tarde en la finca «Mimar Villa Altea» -cerca del lugar donde se conocieron- ante 110 invitados. Fue la senadora Asunción Sánchez Zaplana, quien ofició la ceremonia civil.

Según la revista «HOLA», los novios fueron protagonistas de una boda de ensueño. Al caer la tarde, un cuarteto de cuerda puso la elegante nota musical mientras los invitados accedían a la finca y se iban sentando en sus respectivos asientos en la parte alta del jardín. Como en un cuento de hadas, el lugar fue decorado con hortensias, peonías, claveles antiguos, espigas y avena.

La novia lució dos vestidos en la boda: uno de pedrería y tul plisado de Carolina Herrera para «Love is in the air» y sandalias de Pura López y, por otro lado, una prenda de encaje de Monique L´huillier (también para Love is in the air) y sandalias de Úrsula Mascaró. Llegó acompañada de su hija Jimena de doce años, pero fue su tío Julio Martínez quien la llevó hasta el altar. Por su parte, el novio como un pincel, con esmoquin negro, un pañuelo de su abuelo materno y unos gemelos que le regalaron sus alumnos del colegio Vistarreal, llegó del brazo de su madre, Lola Sánchez-Rex.

Ballesteros se decantó por unos pendientes de oro blanco y diamantes blancos de Suárez de la colección «Ice Flowers» y otros de la colección «Gerais» de oro blanco con morganitas rosas, talla pera y diamantes blancos. El ramo nupcial fue precioso, estaba compuesto por rosas y flores silvestres.

Tal y comenta la publicación, se trató de una ceremonia llena de momentos románticos y divertidos. Hubo discursos muy emotivos que hicieron de la boda un acontecimiento que el matrimonio recordará todos los días de su vida.