Bill Cosby
Bill Cosby - Gtres

Bill Cosby se queda sin su cuadro de honor en su bar favorito de Washington

El expresidente y Cosby eran los únicos que, hasta hace unos meses, gozaban del privilegio de poder comer gratis de por vida los perritos calientes de Ben's Chili Bowl y su famosa salsa picante

MadridActualizado:

Repudiado públicamente, el actor Bill Cosby se quedó hoy sin poder soplar las velas por su 80 cumpleaños en el restaurante «Ben's Chili Bowl», donde cuadros e imágenes del artista resistieron desde las revueltas por la muerte de Martin Luther King hasta la plaga del crack en los años ochenta.

El popular bar de Washington tuvo, sin embargo, que rendirse ante las voces que le pedían eliminar todo rastro de Cosby, acusado de abusos sexuales por hasta 60 mujeres.

«Ben's Chili Bowl» tuvo que borrar su colorido mural exterior, en el que aparecía el rostro del artista, para sustituirlo con otro dibujo, desvelado el mes pasado y protagonizado por el músico Prince, la leyenda del boxeo Mohamed Ali y la popular pareja presidencial de Michelle y Barak Obama.

El expresidente y Cosby eran los únicos que, hasta hace unos meses, gozaban del privilegio de poder comer gratis de por vida los perritos calientes de «Ben's Chili Bowl» y su famosa salsa picante. Ahora, sin embargo, Cosby ya no puede comer gratis. El cartel que estaba colocado detrás de la barra y que le otorgaba ese privilegio ha desaparecido. «Hemos tenido que quitar hasta el cuadro», dice James, uno de los hombres afroamericanos que trabajan en el restaurante

El afroamericano Marc Weatherly, un gran aficionado a los perritos calientes del famoso restaurante, se resiste a creer las acusaciones y defiende a Cosby: «La Justicia no le ha declarado culpable, es solo la corte de la opinión popular la que le está perjudicando».

Con cierta amargura, critica a los negocios como «Ben's Chili Bowl» que «han dado la espalda» a Cosby, a pesar de que la imagen del artista trajo cuantiosos beneficios al restaurante y le «protegió» de los disturbios que estallaron en 1968 tras el asesinato del reverendo Martin Luther King. «En ese tiempo, el rostro de Cosby nos tranquilizaba a todos. Todos sabíamos que era un hombre cálido», cuenta Weatherly.