Bienvenidos a la casa de la última Reina de Francia

La utopía aristocrática de la esposa de Luis XVI vuelve a ser realidad, abierta al gran público cosmopolita

Corresponsal en ParísActualizado:

Tras tres años de restauración, financiados por Christian Dior -es decir, Bernard Arnault-, la Casa de la Reina, en los jardines del Trianon del complejo real de Versalles, se abrirá mañana, día 12 de mayo, al gran público por primera vez desde 1848.

La Casa de la Reina fue, entre 1786 (fecha de su construcción) y 1793 (el año de la ejecución de María Antonieta en la guillotina, el 16 de octubre, en la actual plaza parisina de la Concordia), el laboratorio de la versión más aristocrática de una de las grandes utopías de finales del siglo XVIII: la «vuelta a la naturaleza», defendida entre otros por Jean-Jacques Rousseau a través de su legendario «Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres», publicado en 1755.

Atraída por esa utopía filantrópica, la esposa de Luis XVI, el último Rey de Francia guillotinado, decidió convertir aquel regalo de matrimonio en una suerte de laboratorio para una sociedad utópica, libre del corsé y del protocolo versallesco, y crear un espacio rural, unos jardines y una casa campestre según los modelos de las casas burguesas de Normandía y algunas regiones del Reino Unido.

María Antonieta descartó a los grandes arquitectos y jardineros reales para escoger a uno de provincias. El elegido fue Richard Mique, al que impuso sus más variados caprichos, no siempre «utópicos», ni mucho menos.

Sensible a la «vuelta a la naturaleza», la reina imaginó una sociedad rural perfecta: jardines a la inglesa (cuidadosamente «descuidados» y «naturales»), interiores rústicos (meticulosamente reconstruidos para darles un «barniz campestre»), cocina y salas de juego y entretenimiento libres del rígido protocolo de la corte.

El paso del tiempo

María Antonieta pudo disfrutar de su utopía real solo tres años. La Casa de la Reina, su utopía aristocrática, apenas pudo sobrevivir un tiempo a los fastos de la aristocracia de nuevo cuño bonapartista. Aquella leyenda cerró sus puertas en 1848, sobreviviendo al paso del tiempo sin gloria. Hasta que, finalmente, en 2015, Bernard Arnault, una de las grandes fortunas de Francia, imaginó el montaje financiero que ha permitido la reconstrucción más pura de la casa gracias al mecenazgo de Christian Dior.

Se trata de una reconstrucción arqueológica, despojada de cualquier fasto inoportuno. Detalle que también tiene un inconveniente: los muebles y la tapicería de finales del XVIII son frágiles y requieren un cuidado permanente. La decoración, de una fidelidad absoluta, también debe evitar los riesgos del turismo de masas. La Casa de la Reina puede ser, al fin, la «casa de todos» de la utopía original. Pero el ritmo de las visitas deberá respetar unas normas muy estrictas. La precisión al proyecto original exige un comportamiento muy meticuloso, comenzando por el abandono del calzado convencional durante las visitas para evitar así daños imprevisibles al suelo de madera de época.