Don Felipe (centro) junto a Antonio Banderas (derecha) y el Ministro de Educación , Cultura y Deportes. Íñigo Méndez de Vigo
Don Felipe (centro) junto a Antonio Banderas (derecha) y el Ministro de Educación , Cultura y Deportes. Íñigo Méndez de Vigo - DE SAN BERNARDO

Antonio Banderas relató cómo descubrió que «España era un país grande» deambulando por Nueva York

El Rey entregó al actor el premio Camino Real en la Universidad de Alcalá de Henares

MadridActualizado:

El actor Antonio Banderas ha relatado en la mañana de este miércoles en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares que «deambulando por Nueva York» comprendió que «los límites de España no acababan en los confines marcados por sus fronteras físicas, sino en la demarcación establecida por sus pintores, sus músicos, sus escritores, sus pensadores, sus intelectuales, sus científicos e investigadores y un explosivo pueblo de espíritus libres e indomables. Eso es lo que hacía y hace a España un país grande».

El actor ha hecho estas afirmaciones tras recibir el premio Camino Real de manos del Rey. Un galardón concedido por el Instituto Franklin y la Universidad de Alcalá de Henares que reconoce a las personas que han proyectado la mejor imagen de España en Norteamérica.

Tras recibir el galardón y con el fin de evitar la vanidad, el actor habló de si mismo, a ratos, como si se tratara de dos personas: José Antonio Domínguez, nacido en «la bella ciudad Málaga» en 1960, y Antonio Banderas, nacido mucho después «en los locos años de la movida madrileña». Antonio Banderas, dijo, «es un señor que desde hace tiempo me acompaña y con el que no siempre estoy de acuerdo». José Antonio Domínguez, ha agregado, «enseñó a mirarse en el espejo a Antonio Banderas porque es muy fácil convertirse en aquello que uno critica».

Ha reconocido que el discurso «bipolar y esquizofrénico» que ha pronunciado había sido escrito «en medio de las negociaciones entre mis ambos yo, en un momento en el que me debato entre el continuismo o la reinvención. Creo que ganará la segunda opción, porque mi cuerpo me ha aconsejado un cambio de estrategia (en alusión al infarto que sufrió en enero), un nuevo plan que incluya el reconocimiento intrínseco e irrefutable de que el tiempo pasa. Hoy sé que la naturaleza es una dictadura implacable en la que uno tiene poco que decir porque entre otras cosas porque ha quedado demostrado que la muerte es poco democrática».

Pero, ha advertido, «existen posibilidades de no morir del todo», que «queden semillas de lo que uno fue, hizo y dijo», porque él ha aprendido, disfrutado, reflexionado, reído y llorado «agarrado de la mano de esos compatriotas universales que desplegaron las alas y se lanzaron al vacío para enseñarnos que es posible volar». Ha añadido que su meta no es convertirse en uno de estos hombres, pero sí recordar y hacer recordar la vida que existe dentro de cada uno de estos hombres y mujeres del pasado. Banderas ha relatado que mientras deambulaba por las calles de Nueva York se preguntó cientos de veces: «¿Y no es eso un país?».

Con la «visión panorámica y objetiva» que ofrece la distancia, vio que «los límites de España no acaban en los confines marcados por sus fronteras físicas, sino en la demarcación establecida por sus pintores, sus músicos, sus escritores, sus pensadores, sus intelectuales, sus científicos e investigadores y un explosivo pueblo de espíritus libres e indomables. Eso es realmente lo que hacía y hace a España un país grande».

No obstante, ha advertido que «para mantener un discurso de amor a tu patria creíble, tiene uno necesariamente que pasar este discurso por el a veces muy doloroso filtro que solo nos da la honestidad apegada a un sentido crítico, agudo y profundo».

Banderas agradeció que este premio le haya recordado las «esencias y experiencias vitales que impulsaron a Banderas a amar lo que se ama, a no sentir vergüenza por sentir lo que se siente, a perseverar en el difícil trance de sacudir los complejos, a abrazarse con aquellos que nacieron y vivieron y murieron en su casa». Esa casa, llamada España, a la que añoró y a la que ahora se acerca de nuevo, ha concluido.

«Ejemplo de talento, ingenio y versatilidad»

¡Tras la entrega del premio, el Rey ha afirmado que Banderas «es un claro ejemplo de talento, ingenio y versatilidad que nuestra tierra es capaz de dar». «No solo es un actor de reconocidísimo prestigio, sino que además ha desarrollado una infinidad de actividades dentro y fuera de su profesión». Y todo ello, ha agregado el Rey, «lo ha hecho siempre de forma sencilla y cercana, como es él, y sin olvidar nunca sus orígenes malagueños, andaluces y españoles».

«Eres un referente y un modelo de superación personal y profesional», ha añadido Don Felipe. «Por tu trabajo, por tu tenacidad has conseguido que los españoles se sientan orgullosos de tu buen hacer y que seas querido y admirado por todos», ha afirmado. El Monarca ha concluido sus palabras con una nota de amor, en alusión a la doble personalidad del actor: «Me alegro mucho que hayáis venido los dos: José Antonio Domínguez, también».

La entrega del premio se ha celebrado en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, a donde acudió Antonio Banderas acompañado por su pareja, Nicole Kimpel. Poco antes de que empezara el acto, Banderas ha reconocido que ahora, con la Administración Trump, es más difícil ser español en Estados Unidos. A preguntas de los periodistas, ha respondido: «Desgraciadamente, la respuesta es sí» y ha recordado que uno de sus sobrinos estudió cinco años en la Universidad del Sur de California «y ahora está teniendo problemas para volver a entrar para finalizar los cursos master».

El actor agregó que «se están estableciendo muchos más muros que los que se quieren establecer en México. Son muros virtuales, pero no van a permitir que esa fusión que ha tenido siempre Estados Unidos de recibir estudiantes del mundo entero se siga produciendo, al menos con la fluidez que había. Nada de lo que está saliendo de esta Administración apunta a algo positivo. Esa es la verdad». En ediciones anteriores, han recibido este galardón Plácido Domingo, Valentín Fuster y Pau Gasol.