El amor de película del Príncipe Harry y Meghan Markle

Gracias a la serie «Suits» que protagonizaba la exactriz, el nieto de la Reina de Inglaterra se enamoró perdidamente de la norteamericana. Dos años después, la conoció y apostó todo por convertirla en su esposa

MADRIDActualizado:

De los múltiples noviazgos del Príncipe Harry, el de Meghan Markle ha sido el más breve y, a la vista del resultado, el más certero. Se conocieron hace menos de dos años, formalizaron su relación a las pocas semanas y en cuestión de meses, Meghan Markle fue aceptada en el seno de la Familia Real británica como la pareja oficial del antaño díscolo hijo pequeño de Lady Diana. Así ha sido su historia de amor que, en pocos días, terminará en una gran boda real.

Channel 4 emitió un documental titulado «Cuando Harry conoció a Meghan», en el que se aseguraba que, aunque se vieron cara a cara por vez primera en el verano de 2016, el Príncipe Harry ya estaba enamorado platónicamente de la exactriz norteamericana Meghan Markle desde dos años atrás. El flechazo fue a distancia, ya que se quedó prendado de ella viendo la teleserie «Suits», en la que su amada encarnaba a una aguerrida abogada. Poco después, en julio de 2016 y a través de un amigo común, Markus Anderson, Harry se encontró verdaderamente con Meghan en una cita a dos, en el Soho House 76 Dean Street de Londres.

En el mes de octubre de 2016, comienzan a saltar los rumores de la relación, sobre todo después de que «The Sunday Express» la sacara a la luz. Los cazadores de señales a través de las redes sociales se fijan en una imagen publicada en la cuenta de Instagram de Meghan Markle en la que luce la misma pulsera que llevaba Harry a comienzos de verano. Ya hay una conexión real.

Ya en diciembre de ese mismo año se publican las primeras imágenes de la pareja junta. Fue el tabloide «The Sun», que cazó a Meghan Markle y Harry paseando por las calles de Londres. Meses más tarde, en febrero de 2017, los paparazzis toman nuevas fotos de ellos en la capital británica, esta vez cogidos de la mano.

El primer acto al que acuden juntos como pareja es en marzo de 2017. Se trataba de la boda de uno de los mejores amigos del Príncipe, Tom Skippy Inskip, con la agente literaria Lara Hughes-Young. Harry y Meghan Markle llegaron por separado a la isla caribeña. Él voló desde Gatwick a Montego Bay y se alojó en uno de los complejos más lujosos de la costa, mientras que Meghan viajó a Jamaica desde su casa de Toronto. Ambos se acomodaron en el exclusivo Round Hill Resort, una serie de cabañas de lujo construidas en la década de los 50 en las que se han alojado también John F. y Jackie Kennedy por su luna de miel, Grace Kelly, Fred Astaire, Clark Gable, Sir Paul McCartney y Emma Watson. El Príncipe Harry y su novia se quedaron en una villa de premium de casi 6.000 euros la noche.

Días después se publicaron fotos de la pareja durante la fiesta nupcial de Tom Skippy y Lara Hughes-Young, muy acaramelados, en el «Daily Mail». «Esta es la primera vez que el Príncipe Harry y ella asisten como pareja a un acto social tan abiertamente y por supuesto es un paso importante en su relación. No se equivoque, él está perdidamente enamorado de ella. Esta relación podría llegar hasta el final», declaraba una fuente cercana al rotativo inglés. En ese mismo paradisiaco escenario de Jamaica se casó Meghan con su exmarido, el productor Trevor Engleson, en 2011.

Abril de 2017, Meghan Markle cierra su página web «The Tig», un gesto que se señala como su primer paso en su carrera para convertirse en princesa. Y el primer acto como novia oficial del hijo del Príncipe de Gales fue en mayo, cuando la actriz asiste a un partido de polo en el que participa su novio.

Ese mismo mes de mayo se produce un hecho importante en la relación: Meghan acude a la recepción de la boda de Pipa Middleton como pareja de Harry. A la ceremonia no asistió porque el protocolo no lo permitía al no estar casados.

En agosto de 2017 y con motivo del 36 cumpleaños de Meghan, la pareja se va de viaje romántico por África y en septiembre, a la vuelta de su periplo africano, Meghan Markle habla por primera vez de su relación en una entrevista: «Somos dos personas que están realmente felices y enamoradas».

El 25 de septiembre se produce la primera aparición de la pareja en un acto público: acuden, y cogidos de la mano, a los Juegos Invictus, evento deportivo para atletas paralímpicos creado por el Príncipe Harry y que, en esa ocasión, se celebraba en Toronto. Las carantoñas y arrumacos entre Harry y su novia fueron constantes.

Con la llegada del otoño, Meghan Markle toma una difícil decisión: comunica a los productores de«Suits» que deja la serie con objeto de avanzar hacia su compromiso matrimonial. En noviembre, Meghan Markle abandona Toronto y se muda a Londres, donde el Príncipe Harry está preparando su futuro hogar con ella en Kensington Palace.