Belén Esteban con Alicia Senovilla
Belén Esteban con Alicia Senovilla - Gtres

Alicia Senovilla ataca a Belén Esteban: «Pasé de ser su hermana a su peor enemiga»

La presentadora concedió una entrevista para hablar sobre su nuevo programa, donde recordó sus años con la «princesa del pueblo»: «Me alegro cómo está, años después, hablando de lo mismo. Pero, olé tú, porque un tema que dure tantos años...»

MadridActualizado:

Alicia Senovilla está encantada con su vuelta a los platós de televisión con un nuevo programa «En boca de todos». «Estoy muy feliz por volver 15 años después», ha afirmado a la vez que confesaba que se encuentra «atacada de los nervios, pero muy contenta».

Tras su anuncio después de más de diez años, la presentadora ha concedido diferentes entrevistas con el objetivo de promocionar su nuevo programa. Una de las más polémicas ha sido la publicada por la web «Ecotuve», en la que Senovilla recuerda cómo dio la primera oportunidad a Belén Esteban, aquella timida ex de Jesulín de Ubrique que se convertiría más tarde en la «princesa del pueblo» y una de las estrellas de la televisión a nivel nacional. «Cuando llegó era muy inocente, tenía muchos miedos, no sabía nada del mundo de la televisión. Le abrimos las puertas, empezó a soltarse y le gustótanto que fíjate dónde está», explica la presentadora a la citada web.

Belén Esteban con Alicia Senovilla
Belén Esteban con Alicia Senovilla - Gtres

Una relación profesional que se convirtió en una estrecha amistad que no acabó bien: «Pasé de ser su hermana mayor a su peor enemiga», aseguró Alicia Senovilla durante la entrevista. «Le hice la primera entrevista por el tema de Jesulín y, al acabar, me dijo: "He dado esta entrevista porque es mi programa pero es la primera y última vez que hablo de este tema"», dijo con cierto sarcasmo.

La presentadora recordó los años en los que Belén y ella eran uña y carne: «Quise mucho a Belén, la protegí y la adopté como si fuese mi hermana pequeña, pero esto es como los adolescentes, que las madres somos malísimas porque decimos lo que no quieren escuchar», tras lo cual la relación se torció: «Era una guerra perdida para mí y fue un desgaste a nivel personal, porque yo di muchas veces la cara por ella. Pero cuando alguien no quiere que estés en su vida, pues doy un pasito atrás y que te vaya bien. Yo me alegro de ver cómo está ahora, años después, hablando de lo mismo. Pero, olé tú, porque un tema que dure tantos años...», tras lo cual «me retiré y ya está, no soy la guardaespaldas ni la madre de nadie», explicó.