Estilo - Gente

Alessandro Lequio: «Alba Carrillo quiere dar pena y da lástima»

El aristócrata italiano arremete duramente contra la modelo en «El programa de Ana Rosa»

Alessandro Lequio y Alba Carriillo
Alessandro Lequio y Alba Carriillo - EUROPA PRESS
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

Alba Carrillo no deja de sorprendernos. Por si fueran pocos los problemas que tiene, se le añade uno más: Alessandro Lequio. Pocas horas después de conocerse que estuvo en la comisaría de Policía, esta mañana ya le ha salido un nuevo enemigo. El aristócrata italiano no ha dudado en opinar sobre su divorcio en «El programa de Ana Rosa» y arremeter contra la modelo.

Según ha informado Paloma García Pelayo, la pareja, que se dio el «sí, quiero» en julio de 2015, no firmó la separación de bienes hasta seis meses más tarde. Y al parecer, Carrillo no quiere desperdiciar esta oportunidad. «Ella dice que si es su derecho, lo va a pelear. Todo depende de si él está dispuesto a pagarle el 50% de todos los ingresos, patrocinios y todo lo que ganó en esos seis meses. Hablan de cientos de miles de euros pero no sé la cantidad exacta», cuenta la periodista, durante el espacio.

Ante esto, Lequio no ha dudado en cargar duramente contra Carrillo. «Pide seis meses, vamos a dividirlo por la cantidad de días y así sabemos en cuánto valora ella cada día de su matrimonio con Feliciano», sostiene. «Ella considera que la estrategia de presentarse como una víctima la conviene. Quiere dar pena y da lástima. ¡Qué han sido 11 meses, chica!», finaliza el colaborador de Ana Rosa y exmarido de Ana Obregón.

¿Cómo reaccionará Alba Carrillo ante este nuevo ataque? Lo cierto es que la modelo ya ha recibido el apoyo de sus fieles seguidoras de Instagram y algún que otro consejo.

Juego mediático

Este no es el primer roce de la modelo y el Conde Lequio. El caso es que la aún mujer de Feliciano López se sintió agredida por llamar a su madre primitiva. En su momento pidió al aristócrata que no metiese a su madre en esto. «No tengo miedo nada y con mi madre no hagáis circo. Yo lo soy y entiendo el dolor que puede sentir ella al escuchar ciertas cosas sobre mí. Pero ella no está en el juego mediático», explicó.

«La sangre azul ya no es un salvoconducto de nada. La clase hay que tenerla y no voy a entrar», concluyó, sentenciando Carrillo, quien también utilizó las infidelidades de Alessandro Lequio como arma arrojadiza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios