GENTE

El alcalde de São Paulo sueña con que «algún día todos los brasileños podrán usar Polo Ralph Lauren»

João Doria, el millonario que ha ganado las elecciones municipales, y su esposa alarman con sus primeras declaraciones

El alcalde de São Paulo sueña con que «algún día todos los brasileños podrán usar Polo Ralph Lauren»

El alcalde electo de São Paulo (Brasil) y su esposa, el multimillonario João Doria (58 años) y la artista plástica Beatriz Maria Bettanin Doria (56), más conocida como Bia, suelen moverse por la gigantesca ciudad a los mandos de sendos Porsche Cayenne. Es un «detalle» del llamativo perfil de quien se ha erigido como ganador de las recientes elecciones municipales. Sin embargo, y tras sus primeras entrevistas como futuro regidor, muchos se preguntan si no habrán errado en el voto, antes incluso de que arranque su gestión.

«Algún día, quien sabe, todos los brasileños podrán usar Polo Ralph Lauren. Quiero nivelar por arriba, no por abajo», ha declarado Doria a la revista «Piauí», al tiempo que admite haber conocido la pobreza brasileña durante su campaña, cuando aprendió a degustar platillos populares como la coxinha, término con el que se conoce la croqueta de pollo y, también, al pijo. Sus fotos, comiendo en la calle con cara de asco y vestido como un figurín, con camisas entalladas y jerséis de cachemir sobre los hombros, se han reconvertido en exitosos «memes» en las redes sociales.

Su mujer, por su parte, ha aparecido en la portada de «Folha de São Paulo» con otras declaraciones impagables: se compara con Evita Perón y asegura que la periferia de São Paulo es algo así como Etiopía. Y añade: «Me llevo muy bien con la gente más humilde. A veces les doy la mano, a veces desean un abrazo. Es tan poco lo que quieren», asegura la escultora, quien está casada con Doria desde hace 20 años y es madre de sus tres hijos. Precisamente Bia Doria se apostó con cada uno de sus vástagos 1.500 euros por la victoria en primera vuelta de su marido, algo impensable hasta el día de las elecciones. Ni que decir tiene que todas estas declaraciones sin sentido recuerdan a María Antonieta mandando a los pobres a comer brioches.

«La entrevista de Bia Doria ha provocado una epidemia de vómitos en el desayuno», señala el portal satírico «Sensacionalista», que ha tenido que realizar auténticos esfuerzos para explicar a sus lectores que las declaraciones del alcalde y su señora son auténticas y no una broma.

Camino de los 60 años, ninguno de los dos tiene arrugas y se cuidan en las mejores clínicas estéticas de São Paulo con inyecciones de botox. En su día, Doria fue presentador del reality «El aprendiz», que en Estados Unidos fue protagonizado por Donald Trump. Sin embargo, el nuevo regidor huye como de la peste de la comparación con el republicano y está empeñado en probar que él no es un aventurero y que representa una nueva política, opuesta al PT y a Lula da Silva.

Propietario de un grupo editorial y organizador de un evento anual que reúne políticos y empresarios en un lujoso resort de Bahía, el dueño del Porsche aún no ha decidido si mantendrá la velocidad de las vías de paulinas a 50 kilómetros por hora, aunque su eslogan de campaña ya da alguna pista: «¡São Paulo, acelera!».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios