Estilo - Gente

Alba Carrillo sufre el desgaste de su guerra mediática con Feliciano López

La popularidad de la modelo comienza a resentirse debido a las declaraciones sobre su ex

La guerra mediática entre Alba Carrillo y Feliciano López, desde que se hiciera pública su ruptura a principios de verano, tiene todas las trazas de un folletín. A través de las redes sociales, Alba ha dado rienda suelta a su sufrimiento y amargura. Y también gracias a ellas, se ha visto el talante del tenista, quien no ha sucumbido a las provocaciones de su todavía mujer. Más allá de los mensajes velados entre ambos, muchas de sus fotos juntos han desaparecido. De hecho, al día siguiente de conocerse la separación, Alba dedicó un par de horas -como mínimo- a borrar de su Instagram todas las imágenes en las que aparecía con él. Porque, aunque el famoso refrán diga que «donde hubo fuego siempre quedan cenizas», parece que entre Alba y Feliciano solo queda odio y arrepentimiento por una boda que ella quiso anular una semana antes de darse el «sí, quiero».

Si el año pasado Juan Carlos Castilla, el primer novio de Belén Esteban, le decía a «la princesa del pueblo» que llevaba «veinte años vendiendo un polvo» -haciendo referencia al boom mediático del que se podría haber aprovechado Esteban por su relación con Jesulín de Ubrique-, ahora que Alba ha fichado por Telecinco podría estar haciendo algo parecido.

Desde la agencia Personality Media -que asesora a las empresas para que elijan correctamente a un personaje famoso para una campaña de publicidad- afirman que la población española conoce a la colaboradora de «Hable con ellas» por la «repercusión mediática que siempre han tenido sus parejas», algo que le ha llevado a que su valoración sea inferior, «pues el consumidor no ve mérito alguno en su repercusión». Si no fuera por Fonsi Nieto o Feliciano, ella no existiría; después de su paso por el programa «Supermodelo» en 2007, habría quedado en el olvido.

Antes de su boda con el tenista, la conocía un 23 por ciento de la población; después de la ceremonia en Toledo, donde lució tres vestidos de novia, a Alba la conocía un 26 por ciento de la población. Este dato se mantuvo hasta el pasado mes de junio, cuando se hizo el último estudio de su imagen y ella salía en la portada de «¡Hola!» contando los pormenores de su ruptura. Justo después empezó la guerra fría entre ella y Feliciano y su llegada a la televisión. Si por aquel entonces su valoración general era de un 5,7 -a finales de 2014, coincidiendo con su mudanza a casa de Feliciano, repuntó hasta un 6,2-, los próximos datos serán demoledores para ella, según avanzan desde Personality Media. «Con el salto a Telecinco, su nivel de conocimiento va a subir considerablemente. Quizás pase a conocerla algo más del 50 por ciento del total de la población, pero su imagen se verá afectada porque toda su repercusión está basada en una crisis matrimonial», apuntan desde la agencia. Y añaden: «Esto es un grave error de imagen, que a la cadena le da mucha audiencia, aunque a ella le hace mucho daño como imagen de marca». Algo que podría afectarle en futuros acuerdos comerciales con firmas, ya que tiene una puntuación de 5,7 en cuanto a la confianza que transmite, un 6,8 por elegancia y un 7,3 en atractivo, que es su nota más alta. Un 5,3 de la población la considera un modelo a seguir y la conocen, sobre todo, las mujeres mayores de 30 años, las de su generación.

Los datos de él mejoran

Los datos de Feliciano son mucho más altos. Partiendo de la base de que es un tenista con un éxito relevante, se le considera un profesional con mérito y éxito propio. Lo que le ha llevado a que le conozca un 77 por ciento de la población total -según los últimos datos-, donde su valoración general fue la más alta de toda la serie de Feliciano, llegando a un 6,4. Hasta entonces, su valoración general había sido de entre 5,7 y 6,1. Es un modelo a seguir para un 6,1 por ciento de la población. En confianza tiene un 6; en elegancia un 6,1 y en atractivo un 6,4. Los próximos datos dejarán igual (o mejor) a Feliciano.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios