Críticos Anónimos

Vélez gana en el Casino con una apuesta diferente

El grupo hostelero rompe la línea reiterativa de sus otros establecimientos con una carta novedosa protagonizada por los productos gaditanos

Vélez gana en el Casino con una apuesta diferente

He de reconocer que, estirada como soy, tenía poca esperanza de encontrar algo diferente en un nuevo satélite del Grupo Vélez, propietario entre otros de El Balandro y de su barra siempre atestada de clientes. Uno de esos lugares que ya siempre pertenece a ‘los otros’, a los visitantes que nunca dejan hueco. La experiencia en sitios como Avenida 28 también en Cádiz o El Real de Vélez en San Fernando –por enumerar sólo dos– con una carta casi idéntica y una cocina centralizada pueden servir para un tapeo ocasional. Pero para los que nos hemos ganado –a base de sacrificadas horas de barra y mesa– la etiqueta repulsiva de críticos gastronómicos, una carta larga y recurrente, sabe a poco. Mejor dicho, sabe a lo mismo.

Con este pensamiento me enfrentaba a mi primera visita al Bar Casino, un pequeño local ubicado en la plaza San Antonio, dentro del propio Casino Gaditano, con su precioso patio neomudéjar, que le da nombre, y que abrió en enero. Algún que otro amigo que me había dicho eso de «está muy bien», a lo que yo contestaba con la boca torcida pero sin querer juzgar antes de probar. Como cualquier excusa para tapear y volver a sacrificarse por el oficio es buena, allí me dirigí en cuanto me lo propuso una amiga. Luego he repetido visitas al establecimiento.

Fue en pleno verano, cuando los turistas llenan la zona y copan los restaurantes mejor valorados en internet. Tuvimos la suerte de ocupar una de las mesas que colocan en la terraza, justo a la entrada. El sitio y el personal ya sumaban puntos a favor: los camareros son amables, profesionales, diligentes y atentos. El primer vistazo a la carta recuerda al sistema de los Vélez pero los platos son diferentes. Destacan, en principio, las referencias a productos gaditanos, el famoso queso payoyo, los chicharrones y una muy agradable sorpresa: los vinos. Tiene una carta corta pero cien por cien de jereces y Tierra de Cádiz. Los nombres de los platos entran por los ojos y las expectativas se cumplen cuando los sirven en la mesa por su presentación y el testimonio que dejan al probarlos. Recuerdo un bacalao con gratinado, que sin tener pretensiones de estrella Michelin, estaba bueno. Al mismo nivel, estuvieron unas tiras de pollo al curry rojo que probé en otra ocasión y una original versión del tataki que mezcla el alga nori –a modo de sushi– y la tempura. Tampoco olvido unas croquetas de caña de lomo que afortunadamente sabían a caña de lomo. Asombroso en una época en la que encontrar algo que sepa a su nombre resulta todo un desafío. Además de este tipo de platos, tienen guisos, huevos, chacinas y alguna propuesta para niños.

Los que conozcan el Grupo Vélez saben que los desayunos son otras de sus especialidades –arrasan especialmente en Avenida 28, donde casi hay que coger hora–. Simplemente han cuidado un mínimo de calidad de ingredientes y la variedad de panes o aderezos untables. Por ejemplo, una mantequilla de lata que da sentido por sí misma a un madrugón con paseo hasta el centro.

A sus virtudes de comer y beber sumamos la oportunidad de contemplar el precioso edificio del Casino Gaditano con sólo cruzar una puerta. La decoración del local es un contrapunto divertido al entorno y complementa lo que se espera de un restaurante sencillo, asequible y agradable donde disfrutar de la comida y la compañía.

Lo mejor: Carta diferente, producto provincial, elaboración correcta

Lo mejorable: Sabores repetidos por ser una carta muy extensa

CASINO GADITANO: Plaza de San Antonio número 7, Cádiz. Teléfono: 856076928

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios