Gastronomía

La mojama de cabecera cumple 30 años

La firma barbateña recibe 60.000 visitas cada año, distribuye su catálogo por ocho países y ultima un plan de expansión por Iberoamérica

Actualizado:

Hay marcas que se identifican con un producto hasta darles nombre. No hace falta recordar el caso del pan de molde o el cacao en polvo porque los ejemplos son muchos. También sucede en Cádiz. También pasa con los exquisitos productos de sus costas, elaborados en la menor medida posible y con técnicas milenarias pero adaptadas a la nueva tecnología. El crecimiento en consumo, en fama y calidad, de fenómenos como el atún y todo el pescado azul coincide en el tiempo con el de firmas como la barbateña Herpac (Hermanos Pacheco). No puede ser casualidad. Marca y producto se dan brillo y prestigio mutuamente. No hay casualidades. Cuando se cumplen tres décadas de la fundación de la empresa, Francisco Pacheco dice que se siente «como si fuera el primer día». Es la persona que puso en marcha, junto a su hermano Diego, una pequeña empresa de salazones, conservas y ahumados en Barbate. Hoy, ya jubilado, acude solo a visitar a la familia, porque Herpac no ha dejado de ser una empresa familiar, fiel a su nombre. Ya con la tercera generación trabajando en la compañía y un total de 45 empleados, reciben más de 6.000 visitas anuales en sus instalaciones centrales.

Herpac está presente en ocho países, con planes de expansión hacia Iberoamérica y otras zonas de Europa, y tiene un porfolio de más de 80 productos de seis familias distintas: salazones, ahumados, semiconservas, conservas, fresco y congelado. Con una facturación anual de 6.5 millones de euros, se ha consolidado como una de las principales conserveras de España, aunque hay un área de especialización absoluta donde es líder indiscutible: la mojama.

Solo el año pasado vendió más de 40.000 kilos de su producto estrella, que se diferencia de la competencia por la utilización del secado natural, una práctica menos rentable de cara a la producción pero que le aporta autenticidad y las características organolépticas que la convierten en única en el mercado.

Partida de nacimiento

Precisamente este liderazgo impulsó a Herpac a abanderar, primero, la lucha para la creación de la figura administrativa «Mojama de Barbate», y después, lograr afianzarla ante el siempre exigente Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas. Herpac es miembro fundador de ambos organismos. Entre sus objetivos está inspeccionar y asegurar que los productos que lleven este sello distintivo de calidad cumplan con los requisitos establecidos en la normativa.

Las cifras hablan por sí solas: 500 toneladas de atún procesadas cada año, entre atún rojo y atún de aleta amarilla o de la especie yellowfin, de los que se extrae la materia prima para elaborar conservas de las diferentes partes del atún que, junto a las de melva y caballa, son una fuente de ácidos grasos omega 3 cardiosaludables, además de vitaminas y minerales esenciales para una vida saludable. En total, en 2015 salieron más de 86.000 kilos de latas de sus instalaciones.

Para conmemorar la efeméride, para celebrar los 30 años de vida y crecimiento constante, Herpac ha lanzado un pack especial, de venta en su tienda online, que reúne los productos más representativos de la compañía a lo largo de su historia.