gastronomía

Diez ideas deliciosas para otoño-invierno

Actualizado:

Durante la segunda primavera, los locales para gozar ahora

12345678910
  1. El Espejo

    Puede que sea una segunda primavera pero sin ferias, sin Semana Santa ni campeonatos de motos. Refresca pero muy poco a poco. Y apetece. Empiezan temporadas de productos apetecibles, los locales dejan de estar llenos. Pega igual un guiso contundente que algo suave a la brasa, castañas que champiñones. Dulce, salado, marino y serrano. Podemos quedar con unos pocos. Las amigas solas o en pareja. Después del atestado verano y antes de la Navidad empalagosa, atiborrada de citas familiares, laborales y golosas. Es el momento justo. Quizás es la época del año más agradable para que los gaditanos descubran o recuperen algunos de los locales más placenteros para comer, sobre todo, y beber. Aquí van diez pistas al azar entre cientos de opciones iguales o mejores.

    El Espejo

    Un bar especial, espacial, con un patio pequeño. Exquisito. El bar, el patio, todo. Su cocina es una lograda mezcla de atrevimiento y respeto a la materia prima, a los ancestros. El chief y chef es José Luis F. Tallafigo, joven cocinero que puso Sopranis (Cádiz capital) en la órbita de los más demandados y ahora vuelve a casa. Los curiosos y los vividores deben hacer por no perdérselo. Calle Caballeros, 11. San-lúcar de Barrameda.

  2. Reino de León

    Gastrobar que se ha ganado un buen lugar entre los indispensables de Jerez. Impresionaron con sus enormes hamburguesas de retinto y su tapeo innovador. Con el otoño se meten en platos de cuchara como la alubias pintas con chorizo y panceta de León. También es buena época para descubrir su particular versión del rabo de toro. El local es muy acogedor y está muy cerca del Alcázar ¿Qué más quieres? Calle Latorre 8, Jerez.

  3. Atuvera

    La figura de Lola Flores inspira este bar de tapas, cuya estatua se en-cuentra justo frente al estableci-miento. Conserva la apariencia de taberna de toda la vida, pero se arriesgan en su carta fusionando quesos, embutidos y conservas con productos como el hummus o el pesto. La presentación de los platos está muy cuidada. Hay que llegar pronto porque está de moda. Calle Ramón de Cala, 13. Jerez.

  4. La Tabernita

    El local no es gran cosa, el surtido de tapas es limitado, la ubicación es mejorable... Pero no se lo pierdan. Un barcito de cocina familiar corta pero sublime. Honesta. Cuidado, mimo por el tinto (hasta dan a catar cuando pides solo una copa), vermú casero y atención primorosa. Diminuto y ejemplar en una zona donde abunda el abuso a forasta y nativo. Delicia de artesano en un entorno plastificado y turístico. Calle La Palma, 32. Cádiz.

  5. El Guanche

    Restaurante disfrazado de taberna, casi de mesón o pub. Los más curiosos de la Bahía lo conocerán porque es un clásico. Tiene ya muchos años de trayectoria. Cocina canaria elevada a la enésima potencia, mezclada con mucho más (pescado, carne, japonés...). Propiedad y cocina que no se cansan de probar. Con éxito, por cierto. Cuidado que se llena con frecuencia. Los pocos que no lo conozcan, no se arrepentirán. Calle Amargura, 19. Puerto Real.

  6. La Duquesa

    Quintaesencia de ventas reconvertidas en restaurantes de postín. Coherencia calidad y precio. Carta tan amplia como inteligente. Cocina eterna y fina propia de las manos femeninas y jó-venes que la dirigen. Gran atención por las recetas de temporada. Carnes sublimes (también de caza), pegado a la tierra. Grandes instalaciones con estupendos detalles de comodidad, tecnológicos, para niños... Carretera A-396. Km 7,7 Medina Sidonia.

  7. La Almazara (Conil)

    Érase un bar a una plaza pegado. Terraza encantadora como su cocina, n atural, divertida, cambiante, sabrosa. Su propietario, Domingo, imprime un sello de placer en toda la carta. La atención es muy agradable y hay muchos complementos. Ahora que los turistas dejan de invadir Conil durante unos meses, es momento ideal para disfrutar su cocina de temporada, sus carnes, pescados, verduras y ocu-rrencias. Calle Laguna, 5. Conil.

  8. La Divina

    Abrió hace unos tres años con el asesoramiento de Mauro Barreiro y no ha dejado de triunfar. Cocina urbana y vanguardista en un hermoso y pequeño pueblo serrano. Un contraste irresistible. Cuidado por el detalle, por la materia prima. Respeto por el entorno, que tanto aporta en carnes, verduras, recetas antiguas y cocina de temporada. Una escala obligada para los que pasen cerca. Calle Cádiz, 1. El Bosque.

  9. La Bocana

    Bar de tapas sin pretensiones, lo que resulta un placer absoluto en estos tiempos de cocina pretendidamente filosófica. Dominan unas pocas recetas internacionales, cuidan unos pocos vi-nos, atienden con primor, en una plaza tranquila y se esmeran en que guisos caseros, proteínas, montaditos, ham-burguesas, fruturas finas y otras delicias tengan los dos únicos requisitos: buen materia prima y buena elaboración. Callejón de Abreu s/n. Cádiz.

  10. La Chicha Ye-Yé

    Curioso local portuense inspirado en los años 60. Sus paredes y estantes están llenos de referencias culturales de la época: discos, carteles de pe-lículas, personajes, muñecas... Los discos de vinilo hace las veces de plato. Sirven guisos y tapas del día acom-pañados ocasionalmente por la música de un DJ. Además sirven de-sayunos y meriendas. Sus tartas y el logrado brunch tienen muchos adep-tos. Calle Cañas, 1. El Puerto