País Vasco

PNV y PSE escenifican su acuerdo de Gobierno

Ambas formaciones dieron ayer por unanimidad su visto bueno al programa de Urkullu y Mendía

Andoni Ortúzar, Íñigo Urkullu e Idoia Mendía
Andoni Ortúzar, Íñigo Urkullu e Idoia Mendía - EFE

Íñigo Urkullu e Idoia Mendía han sellado el acuerdo que llevará al nacionalista a repetir como jefe del Ejecutivo vasco por segunda vez. El lendakari, que se ha resignado a estar al frente de un Gobierno en minoría, revalidará su cargo el próximo jueves.

A la ceremonia ha asistido el presidente del PNV, Andoni Ortúzar, que ha puesto el acento en que ambas formaciones tendrán una actitud de «mutua lealtad» durante los próximos cuatro años. «Lo bueno que tiene este acuerdo –ha señalado en rueda de prensa posterior a la firma– es que incluye sin tapujos distintas formas de entender el país».

«Yo voy a seguir intentando convencer a Idoia Mendía de que lo que pretende el PNV es aceptable», ha destacado Ortúzar al ser preguntado por cómo manejaran ambos partidos el apartado del autogobierno, y ha añadido que, al menos hasta el momento, la negociación ha sido «muy fluida» en la que cada una de las partes «ha defendido su propuesta».

Por otra parte, ha mostrado su deseo de que un espectro político más amplio del Parlamento apoyase la hoja de ruta soberanista que desean impulsar.

Mendía, por su parte, ha destacado que para alcanzar acuerdos la única vía es «el diálogo político y la búsqueda de consensos». Además, ha afirmado que no hay que detenerse únicamente en el autogobierno, «porque va a ser un acuerdo muy trabajado y largo». Por el contrario, ha abogado por profundizar en el aspecto social del pacto, que incluye políticas de convivencia y sectoriales «que ocupan las preocupaciones de la gente».

«El autogobierno es simplemente una herramienta para defender a los ciudadanos», ha concluido.

Acuerdo polémico

De esta forma, jeltzales y socialistas han hecho oficial el polémico pacto con el que el PNV pretende relanzar el espíritu soberanista vasco. Una apuesta en la que el partido de Idioa Mendía se verá obligado a participar y que no ha sentado nada bien entre el núcleo duro del PSOE, todavía receloso de un acuerdo que pone en riesgo sus propios ideales constitucionalistas.

Por otra parte, la coalición redactará en un plazo de ocho meses el borrado de un nuevo Estatuto de Guernica que deberá ser aprobado por el Parlamento como proposición de Ley y exigirá a la Administración central el traslado de los presos de ETA a cárceles vascas.

Por último, impulsarán una actualización del Concierto Económico, instrumento que regula las relaciones financieras y tributarias con el Estado, a través de una Ley Quinquenal del Cupo, y plantearán a la Cámara autonómica la transferencia del régimen económico de la Seguridad Social, eso sí, sin romper la «caja única».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios