El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga muestra una foto de la senadora de Amaiur Amalur Mendizabal
El parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga muestra una foto de la senadora de Amaiur Amalur Mendizabal - EFE

Piden dos años de cárcel para un policía por golpear con la porra a una senadora de Amaiur

La supuesta agresión tuvo lugar en un dispositivo contra la sede del colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira

VitoriaActualizado:

La Fiscalía y la acusación particular han pedido dos años de cárcel y otros dos de suspensión de empleo para un agente de la Ertzaintza al que acusan de agredir a Amalur Mendizabal, senadora de Amaiur. La supuesta agresión se produjo durante el dispositivo que la Guardia Civil llevó a cabo en 2013 en la sede del colectivo de apoyo a los presos de ETA Herrira, situada en el municipio guipuzcoano de Hernani. El policía, según el Ministerio Fiscal, «propinó un golpe» con la porra a la dirigente soberanista, que sufrió una brecha en la cabeza.

El texto de la acusación, al que ha tenido acceso Efe, explica que el 30 de septiembre del citado año la Guardia Civil desarrolló una operación contra la sede del colectivo radical, la cual se saldó con la detención de varios de sus representantes. El dispositivo de seguridad ciudadana encargado de evitar incidentes correspondió a la Ertzaintza, que estableció dos líneas de contención.

La supuesta agresión se produjo en torno a las 22.50 horas, «coincidiendo con la salida de unos detenidos». En ese momento, varias personas congregadas en el edificio comenzaron a «arrojar objetos» y a «proferir gritos» en protesta contra el dispositivo policial. Por ello, «se ordenó el disparo de salvas sin munición y el avance de la primera línea», lo que propició que se abrieran «huecos» en la formación que fueron completados por agentes de la segunda, entre los que se encontraba el acusado.

Según el texto del Ministerio Público, el agente de la Ertzaintza propinó entonces «un golpe con su bastón policial, elevándolo por encima de su cabeza y descargando en vertical, hacia abajo». Quien recibió el impacto fue Mendizabal, que sufrió «un traumatismo craneal con herida inciso-contusa en la frente y una contractura muscular». Heridas que requirieron seis puntos de sutura en el cuero cabelludo y otros dos en la frente. En este sentido, la acusación sostiene que la actuación del «ertzaina» contraviene las directrices del cuerpo «para el uso de material antidisturbios.

Por ello, considera que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones con el agravante de prevalerse del carácter público del supuesto autor y el atenuante de «exceso en el cumplimiento del deber». En total, la Fiscalía y la acusación particular piden dos años de prisión y otros dos de suspensión de empleo, así como la entrega de 3.600 euros a la víctima como indemnización.