ABC

El Parlamento Europeo asume que la «impunidad» de los crímenes sin resolver de ETA «tiene que acabar»

El testimonio de las víctimas conmueve a la comisión de Peticiones, que les ha enviado un mensaje «de compasión»

BilbaoActualizado:

El Parlamento Europeo ha tomado conciencia este miércoles de la «cultura de impunidad» que prevalece sobre el dolor de muchas víctimas de ETA. La presidenta de la comisión de Peticiones, Cecilia Wilkstrom, ha enviado un «mensaje de pasión y compasión» a las 379 familias que siguen «esperando justicia hasta ahora completamente en vano», y ha propuesto varias medidas para «acabar» con los crímenes sin resolver de la banda terrorista: «Conocemos estos casos, son parte del sufrimiento europeo –ha subrayado–. No es un tema nacional, es una herida en la humanidad europea que tenemos que resolver».

La sala ha escuchado este miércoles los testimonios de algunas víctimas de la organización terrorista, que han acudido a Bruselas con el fin de «remover conciencias» y exigir la investigación y posterior condena de los culpables de los 379 crímenes que quedan sin resolver. Uno de los testimonios más emotivos ha sido el de Íñigo Pascual, que en 1982 fue testigo directo del asesinato de su padre, Ángel Pascual Múgia. Un comando de ETA le asestó 25 disparos cuando se disponía a ir a trabajar a la central nuclear de Lemoniz.

«Me siento europeo mucho antes de que España entrara en la Unión Europea (UE) –ha manifestado–. Creo en este Parlamento y en la gente que está aquí, les pido ayuda para luchar contra la impunidad». Un «emocionante y preocupante» discurso que ha logrado convencer a la presidenta de la comisión de Peticiones, que ha añadido que existe «un sentimiento de impunidad» que las instituciones europeas y españoles tienen que «lograr combatir».

Por un lado, la petición será remitida a la nueva comisión especial del terrorismo para que realice el análisis pertinente de la situación. También se enviarán cartas a la Audiencia Nacional, la Fiscalía y el Ministerio de Justicia, entre otros órganos, para que traten este asunto con una delegación de eurodiputados. La liberal sueca ha mostrado de esta forma su objeción a la postura de la Comisión Europea, que afirmó que el tema debía ser dilucidado a nivel nacional.

Una herida «engangrenada»

No ha sido Íñigo Pascual el único interventor de la sesión, a la que también ha acudido el presidente de Dignidad y Justicia, Dani Portero, que ha presentado las pruebas que documentan la existencia de 379 asesinatos de la banda que continúan sin autor conocido y condenado. En este sentido, ha manifestado que en España «no se aplica el Derecho como se debe aplicar», pues «no solo el que empuña la pistola es culpable», sino también el que le apoya: «Para nosotros no habrá fin de ETA mientras no haya justicia para todos», ha concluido.

Durante la mañana, en un acto organizado por la portavoz de UPyD en el Parlamento Europeo, Maite Pagazaurtunda; y la popular Teresa Jiménez-Becerril, compareció también Toni Salvá, padre del guardia civil asesinado Diego Salvá, quien lamentó que los crímenes sin resolver de ETA conforman «una herida engangrenada». Asimismo, ha denunciado que el Estado de Derecho «se ha arrodillado» frente a la organización terrorista, y si eso no se cambia permanecerá la impunidad: «Es un cáncer que tenemos en el País Vasco», ha destacado.

La propia Pagazaurtundúa recordó que fue en 2010 cuando, desde la Fundación de las Víctimas del Terrorismo que ella presidía, descubrieron el abultado número de casos que no habían sido resueltos por la Justicia. «Cuando reunimos los datos, una pequeña delegación nos acercamos a la Audiencia Nacional y nos dijeron: “no es posible”. Peleamos para que se corroboraran, porque se resistían a hacerlo. Lo hicieron, y finalmente eran ciertos», aseguró.