Irekia

El Gobierno vasco pagará a los jóvenes hasta el 50% del alquiler

Vivienda promoverá la emancipación de la población de entre 23 y 35 años

BilbaoActualizado:

El Gobierno vasco promoverá la emancipación de los jóvenes de entre 23 y 35 años, un colectivo que carga con «especiales dificultades» para abandonar el domicilio familiar. En estos términos se expresó este miércoles el consejero de Vivienda, Iñaki Arriola, quien anunció que los beneficiarios del plan podrán pagar hasta un 50% menos de la renta de alquiler durante un periodo máximo de tres años. La medida se incluye dentro del Plan Director de Vivienda 2018-2020, que precisará de un desembolso de 1.119 millones de euros y que recoge por primera vez el «espíritu» de la Ley 2015.

El propio Arriola presentó el programa en el Parlamento vasco, donde puso de relieve la precaria situación económica en la que se encuentra buena parte de la juventud del territorio. En este sentido, explicó que muchas personas menores de 35 años no tienen rentas acumuladas, mientras que sus trabajos son «precarios o insuficientemente remunerados». Por otro lado, cuando consiguen un empleo corren el riesgo de quedarse fuera del alquiler social por superar el nivel de ingresos permitido o por no tener cargas familiares. Ingredientes que, irremediablemente, les obligan a permanecer en el hogar familiar hasta edades avanzadas.

No esconden en Ajuria Enea su preocupación ante un «problema» que pone obstáculos al rejuvenecimiento de la sociedad vasca. Las esperanzas de la coalición de PNV y PSE están puestas en el programa «Gaztelagun», una «herramienta maestra» que entrará en vigor en enero de 2019 y que estará dirigido a personas de entre 23 y 35 años que tengan como domicilio habitual y permanente una vivienda arrendada. Sin embargo, no será necesario que figuren como titulares del contrato, por lo que no habrá problemas para compartir piso.

Límites

Más allá de la limitación de la edad, los jóvenes que quieran acceder a este tipo de ayudas deberán poseer una fuente regular de ingresos que supere el máximo para cobrar la RGI, que este año se sitúa en los 7.734 euros. Tampoco podrá ser igual o superior a los 12.000, los 15.000 y los 18.000 euros, en función de que haya uno, dos o tres residentes en la vivienda. Este umbral será de 20.000 y hasta 22.000 euros cuando se trate de familias numerosas de categoría especial o de personas con grados elevados de discapacidad.

Por otro lado, la renta del alquiler no podrá superar los 600 euros mensuales con carácter general ni los 750 si se encuentra en una de las tres capitales vascas o sus áreas funcionales.

En su conjunto, las ayudas directas del Ejecutivo autonómico podrán alcanzar el 50% del alquiler, tasa que se elevaría hasta el 60% en el caso de que el domicilio lo comportan dos unidades de convivencia formalmente constituidas. La cuantía no podrá superar la Prestación Económica de Vivienda (PEV), en la que convergerá la actual Prestación Complementaria de Vivienda, vinculada a la RGI.