País Vasco

Exigen cambios para impedir que el Gobierno de Vitoria vuelva a subvencionar a grupos proetarras

El Ayuntamiento de la capital alavesa ha entregado 9.000 euros a instituciones en favor de los presos

Gorka Urtaran, junto a Peio López
Gorka Urtaran, junto a Peio López - Rafa Gutierrez

El PP de Vitoria registró ayer una moción para reclamar al Ayuntamiento, regido por el nacionalista Gorka Urtaran, la modificación de la actual convocatoria municipal de subvenciones en materia de convivencia y diversidad. Los populares reiteraron su malestar ante las «graves prioridades» del alcalde de la capital alavesa, que, a través de este tipo de iniciativas, ha financiado por primera vez a grupos de apoyo a los presos de ETA. Se trata de las asociaciones Sare y Etxerat, que han recibido un total de 9.000 euros de las arcas públicas.

Según denunció este martes la edil del PP Ainhoa Domaica, el Gobierno local ha impulsado «una convocatoria de subvenciones a medida para financiar a la red de apoyos a los presos de ETA», que han recibido dinero público «en perjuicio de otras asociaciones». En este sentido, subrayó que dichos recursos han de ir destinados a cubrir «las verdaderas prioridades de los vitorianos», que, alegó, «piden proyectos ilusionantes que impulsen la ciudad y dinamicen la economía y el comercio».

Objetivos que poco tienen que ver con Etxerat, que entre otras iniciativas prevé la celebración de un foro contra la dispersión de presos políticos, la elaboración de un vídeo con testimonios de familiares de los reclusos y el reparto de propaganda por los colegios para que los niños «escuchen la versión de unos verdugos que aparecen como víctimas», subrayó la concejal popular.

«Lo que es una realidad es que las bases de la convocatoria que creó Urtaran nada más llegar a la alcaldía permiten subvencionar a Sare y Etxerat», insistió Domaica, que advirtió de que en el futuro este tipo de instituciones podrán seguir percibiendo financiación pública si no se produce una modificación.

La incógnita del PSE

Por otro lado, desde el PP de Vitoria sostienen que, si bien el principal motivo de su moción es que se corte el grifo a los grupos proetarras, también buscan conocer cuál es la postura final del PSE en el asunto: «Queremos que nos apoyen», subrayaron, aunque por el momento se muestran poco optimistas. De hecho, el portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento, Peio López, destacó que su formación, como socia en el Ejecutivo local, se abstuvo en la junta de Gobierno pesar de que no compartir los valores de este tipo de asociaciones por las subvenciones «cumplen con la legalidad».

Por su parte, el alcalde vitoriano defendió que el proceso para acceder a las subvenciones «ha sido absolutamente legal, impecable de principio a fin y absolutamente transparente». Durante su intervención en la comisión, el dirigente nacionalista puntualizó que se han seguido en todo momento «unas bases marcadas por los técnicos y no por los políticos», y recordó que, además de a los grupos de apoyo a los presos, se han concedido ayudas a otras 17 entidades sociales. Por ello, desestimó el recurso de la Administración General del Estado contra la subvención del año pasado a Sare: «Aquí se valoran proyectos, no simpatías políticas», concluyó.

Toda la actualidad en portada

comentarios