El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto
El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto - EFE

El alcalde de Bilbao apela a la responsabilidad para no crear una alarma social en la ciudad

Jose Mari Aburto acusa a ciertos «agentes» de dar una imagen negativa de la capital vizcaína

BilbaoActualizado:

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha apelado hoy a la responsabilidad de «un conjunto de agentes que pueden estar cómodos» en instalar «una cierta alarma social» tras los últimos trágicos sucesos en la ciudad para evitar dar una imagen de ella que, a su juicio, no se corresponde con la realidad.

El alcalde, en una entrevista en Radio Euskadi, ha explicado que se trabaja para recuperar la sensación de seguridad entre la ciudadanía tras los últimos sucesos, el último el asesinato de dos ancianos en Otxarkoaga presuntamente a manos de menores.

«A mí esto me ha quitado el sueño, porque lo más importante es que la gente tenga esa sensación de seguridad», ha señalado el regidor, quien ha afirmado que también mucha gente le ha transmitido que «anda tranquila por la calle» y que «Bilbao es ejemplar» en este ámbito.

Aburto ha señalado que «Bilbao tiene un atractivo que hay que seguir cultivando», pero ha advertido: «cuidado con lo que hacemos porque a veces por criticar al alcalde, por pegarle una patada al alcalde, se la estamos pegando a la ciudad. Los alcaldes pasamos, pero la ciudad sigue estando ahí», ha indicado.

El alcalde ha considerado que en el caso de menores delincuentes que llegan a matar hay que hacer una reflexión más allá de la relacionada con la seguridad para «ver los múltiples factores que inciden en una situación como ésta».

Ha criticado, por ello, la actitud adoptada por «algunas mentes muy interesadas, de algunos medios de comunicación, que parecen que estuvieran cómodos en un ambiente en el que se genere esta alarma social».

Según ha dicho, el Ayuntamiento de Bilbao ha adoptado el compromiso de que haya mayor presencia policial en la calle porque eso genera sensación de seguridad, «pero sabiendo que reducir esto a una cuestión de seguridad es un reduccionismo simplista que no nos daría todas y cada una de las claves necesarias», ha puntualizado.

El alcalde ha destacado que los autores de los últimos crímenes están detenidos y ha reiterado un mensaje «de firmeza» para que hechos así no se repitan y se sepa que «quien la hace, la paga».

También ha abogado por trabajar en valores, en el respeto y en el establecimiento de límites para que «la gente tenga la sensación de que no todo vale» y se consiga «una tolerancia cero a la delincuencia».