Navarra

El teniente herido en Alsasua se encuentra «muy bien y deseando volver al servicio sin rencor; es guardia civil»

Arsenio Fernández de Mesa, director general de la Benemérita, ha visitado este domingo a los agentes apaleados

Arsenio Fernández, director general de la Guardia Civil, en su visita a Pamplona
Arsenio Fernández, director general de la Guardia Civil, en su visita a Pamplona - TWITTER
PABLO OJER Pamplona - Actualizado: Guardado en: Navarra

El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha destacado «la labor humanitaria y de servicio a los navarros y a los vecinos de Alsasua» que ejercen los agentes heridos este sábado en la paliza que les dieron un grupo de radicales abertzales. El teniente, el herido de mayor gravedad, se encuentra «muy bien y deseando volver al servicio sin ningún rencor; es guardia civil», ha destacado Fernández de Mesa, que también ha adelantado que en las próximas horas, «mañana a lo más tardar», el agente será dado de alta después de que fuera operado.

El director general de la Benemérita ha destacado el espíritu de servicio de los agentes, «incluidos aquellos que ayer apalearon a estos dos guardias civiles y a sus novias, que se benefician también de los servicios de la Guardia Civil cuando hay que rescatarlos atrapados por la nieve y solicitan». En este sentido ha recordado que el teniente participó en el rescate el pasado mes de marzo cuando dos autobuses que transportaban a expresos etarras y familiares tuvieron que pedir ayuda a la Guardia Civil al quedarse atrapados muy cerca de Alsasua.

Fernández de Mesa ha destacado que los atosigadores de la Guardia Civil en Alsasua «no son más que un pequeño grupo» y que «la inmensa mayoría de los navarros y de los vecinos de Alsasua están con la gente de orden y la gente de bien».

Previamente a su visita al Complejo Hospitalario de Navarra, el director general de la Guardia Civil ha estado en el cuartel de Alsasua para reunirse con el sargento y su pareja, que también resultaron heridos, y el resto de miembros «para mostrarles su apoyo por la labor que están realizando en el cumplimiento de la normativa vigente».

Fernández de Mesa ha calificado el ataque de «miserable y repugnante, no sólo por los golpes recibidos, sino por el número de agresores de los que intentaron defenderse tanto los guardias civiles como sus esposas».

De hecho, la pareja del teniente, se echó encima del guardia civil para protegerle de los golpes que estaba recibiendo. Por este motivo, también resultó herida, igual que la pareja del otro agente, y tuvo que ser trasladada a los centros hospitalarios.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha enviado también un mensaje de ánimo a la Guardia Civil de Alsasua y ha advertido de que «no habrá impunidad» tras la «brutal agresión» sufrida por dos agentes del instituto armado en la localidad navarra.

Denuncia del Covite

Asimismo, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha anunciado este domingo que denunciará a los autores de la agresión y ha exigido a los partidos políticos «una condena expresa» de los hechos.

Covite ha informado en un comunicado de que interpondrá una denuncia por «odio en conexidad con delito de terrorismo y por atentado contra la autoridad» contra los «agresores y los colaboradores» del ataque perpetrado a dos agentes del instituto armado y a sus respectivas parejas.

Además ha tenido conocimiento de que durante la tarde del sábado, horas después del ataque, tuvo lugar una concentración en Alsasua para pedir la puesta en libertad de los dos únicos detenidos en relación con la agresión. «Dos agentes y sus novias son apaleados y la única muestra de apoyo público en Alsasua se dirige a los agresores», reprocha Covite que ve en esta actitud «el mismo esquema de perversión moral que la izquierda abertzale ha alimentado durante décadas».

La organización ha exigido a los partidos políticos con representación en las instituciones navarras que condenen «de forma expresa» la agresión y que «no se pongan de perfil ante unos hechos que reavivan los métodos del matonismo abertzale en estado puro».

También ha criticado a las autoridades navarras y vascas «por no tener ninguna estrategia para combatir la radicalización violenta, que alcanza en estas regiones los niveles más altos de toda la Unión Europea». El reto de combatir la cultura del odio «compete a todos, especialmente a las fuerzas políticas que siguen amparando el culto al asesino y la criminalización de las Fuerzas de Seguridad», ha concluido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios