Madrid - Municipios

Dimite el alcalde de Colmenar, imputado por presunto delito de prevaricación

La Fiscalía de Madrid solicita 3,6 años de prisión y 10 de inhabilitación para el regidor y exalcalde, Miguel Ángel Santamaría y José María de Federico

El alcalde de Colmenar Viejo, Miguel Ángel Santamaría, en el despacho del Ayuntamiento
El alcalde de Colmenar Viejo, Miguel Ángel Santamaría, en el despacho del Ayuntamiento - AYUNTAMIENTO DE COLMENAR VIEJO

El alcalde de Colmenar Viejo, Miguel Ángel Santamaría (PP), ha presentado hoy su renuncia al cargo «por motivos personales», dos días después de que se conociera que será juzgado -junto con el exalcalde y otros diez concejales y exediles- por un presunto delito de prevaricación continuada. Santamaría, que ha rechazado explicar a los medios si su dimisión está relacionada con el procesamiento judicial, tuvo que comparecer este miércoles en el juzgado de Colmenar para que se les notificara personalmente la resolución de la apertura del juicio y la fianza que se le ha impuesto, que asciende a 17.600 euros.

El alcalde ha señalado en un comunicado que el próximo 15 de noviembre se celebrará un Pleno extraordinario, a las 10 horas, para hacer efectiva su renuncia ante la corporación municipal. Según dicta la legislación, a partir de ese momento se abrirá un plazo de diez días hábiles para la celebración de uno pleno extraordinario en el que se procederá a la elección de un nuevo alcalde.

El proceso judicial investiga 16 concesiones de licencias que se adjudicaron pese a existir informes «desfavorables» por incumplir la normativa, ya que las obras no se ajustaban al proyecto por el que se concedió la licencia y «en ningún caso» se tomaron las medidas necesarias para su subsanación, según el escrito de la Fiscalía.

La mayoría de los casos hacen referencia a la autorización de construcciones que sobrepasaban la altura permitida o incumplían las condiciones de salubridad de calidad del aire, el retranqueo de los edificios establecidos en el Plan General de Ordenación Urbana, la altura de las edificaciones o sus condiciones estéticas y compositivas.

El escrito señala que «sólo en algunos casos puntuales» los acusados trasladaron el expediente sancionador al departamento de Disciplina Urbanística para su incoación, mientras que en otras ocasiones se acordó su traslado «pero sin ningún propósito de llevar a cabo dicha decisión puramente aparente».

Por todo ello, la Fiscalía de Madrid solicita 3,6 años de prisión y 10 de inhabilitación para el alcalde y exalcalde, Miguel Ángel Santamaría y José María de Federico. Además, pide 10 años de inhabilitación de empleo o cargo público, una multa de 22 meses con una cuota diaria de 20 euros, y la responsabilidad personal subsidiaria máxima de 11 meses.

El portavoz del PP en Colmenar, Jorge García, señaló a Efe, al conocerse la apertura de juicio oral, que el alcalde y el resto de procesados están «contentos» porque «al fin» un juez dirá si el Gobierno prevaricó.

Además, el PP de Colmenar Viejo siempre ha defendido que todos los procesados son «totalmente inocentes» y que el Consistorio «siempre actuó en beneficio del ciudadano y con el fin de no perjudicar a la administración».

Una vez que se ha conocido la dimisión del alcalde de Colmenar, se han multiplicado las reacciones sobre este asunto. Desde Ciudadanos, su portavoz en aquel municipio, Jaime Bedia, ha afirmado este jueves que si no fuera por Ciudadanos esta dimisión no se habría producido y ha destacado que «supone una prueba más de la implacable labor» que están llevando a cabo desde la formación naranja «para conseguir que todas las instituciones públicas sirvan con limpieza a los ciudadanos».

El portavoz adjunto del PSOE en la Asamblea, José Manuel Franco, ha manifestado, tras esta dimisión, que «hace falta una solución que vaya al fondo de la corrupción» porque «las dimisiones ya no valen», dado que cada semana o cada mes hay una nueva.

A su juicio, «este triste episodio» viene a demostrar que «no hay nuevo y viejo PP» en lo que respecta a la corrupción, que «es algo estructural que afecta al PP y básicamente en Madrid». Por eso, ha pedido «una solución que vaya al fondo de la corrupción, por parte de todos los grupos y contundente, para luchar de verdad contra la corrupción, si no no hacemos nada».

Por su parte, el portavoz de Podemos, José Manuel López, ha señalado con ironía que «el caso de corrupción de esta semana ha caído en Colmenar Viejo, justo cuando la presidenta regional nos está contando su último código ético». Y ha destacado que este caso «junta al nuevo y al viejo PP», dado que hay investigados alcaldes y ediles de la nueva Corporación y de la anterior.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios