Madrid

El vomitorio mortal del Madrid Arena, cuatro años después

El recinto municipal «lava» su imagen con las medidas del Ayuntamiento de controlar la venta de entradas a través de «ticketing»

Lugar en el que se produjo la avalancha mortal en 2012, en una imagen tomada por periodistas el año pasado
Lugar en el que se produjo la avalancha mortal en 2012, en una imagen tomada por periodistas el año pasado - ISABEL PERMUY
- Actualizado: Guardado en:

El Madrid Arena, ligado inexorablemente a la tragedia en la que perdieron la vida cinco jóvenes, ha cambiado de nombre en estos cuatro años: se llama pabellón multiusos, pero sigue siendo un lugar marcado por lo ocurrido.

Pocas cosas han cambiado desde entonces. Sigue sin tener licencia de funcionamiento: «No la necesita al ser un recinto municipal, aunque hay contradicciones y acataremos lo que digan los tribunales; es un lugar seguro para los usos y aforos establecidos: deportivos, ferias, exposiciones y espectáculos con una capacidad máxima de 10.000 personas», explicaron Celia Mayer, concejal de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid y Raúl Varela,

«Es un lugar seguro, no tiene enfermería porque no lo exige la normativa y cuenta con las suficientes vías de evacuación», según el Ayuntamiento

director de Seguridad de Madrid Destino (antes, Madridec). No tiene enfermería con agua corriente. «No hay ninguna normativa que obligue a ello, sí tendrá un enfermero y un desfibrilador; esto no es una plaza de toros» y «cuenta con las suficientes vías de evacuación (48, salidas más seis escaleras) en sus tres plantas, en dos de las cuales, circulares, pueden entrar los vehículos de Emergencias y los Bomberos». Así lo recalcaron ambos responsables, que realizaron una visita con periodistas en la que explicaron las nuevas medidas que están adoptando para evitar que se vuelva a repetir lo ocurrido la madrugada del 1 de noviembre de 2012.

Simulacros de evacuación

La mayoría, estaban recogidas en la comisión de seguridad creada tras la avalancha humana, a las que el nuevo equipo de gobierno ha añadido otras extraordinarias, destinadas a controlar el aforo, así como la venta de entradas. Para ello, el ayuntamiento cederá a la empresa adjudicataria de «ticketing» las pistolas lectoras de los códigos de las entradas (que, además, serán picadas a mano), y controlará todos los canales de venta a través del nuevo departamento oficial del mismo nombre. Este sistema se estrenará en el Circo Price no en el Sama Sama del Circo del Sol en el Arena. «Además, las condiciones de seguridad las impondrá el Ayuntamiento al promotor ysi se detectan incumplimientos, intervendrá. No se puede delegar la responsabilidad del aforo a ninguna empresa», recalcó Mayer.

Además de reponer la cámara en el vomitorio de la tragedia, de compartimentar el aforo por plantas y de optar siempre por el más restrictivo, realizarán simulacros de evacuación y reuniones con los equipos de Emergencias para que conozcan los planes de evacuación. En eventos de más de 2.000 personas habrá unidades del Samur de soporte vital avanzado y con menos, básico, junto al servicio médico privado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios