La parada de Metro de Opañel, anoche, donde actuaba el sospechoso
La parada de Metro de Opañel, anoche, donde actuaba el sospechoso - JOSÉ RAMÓN LADRA
Sucesos

El violador en serie del Metro agredió a dos niñas de 13 y 15 años

Anthony Fernando V. S., ecuatoriano de 21 años y vecino de Opañel, atacó también a tres mayores en plena calle

MADRIDActualizado:

La Policía Nacional ha dado caza al que, en el útimo año, era el depredador sexual más buscado de Madrid. El presunto delincuente es un sujeto ecuatoriano, Anthony Fernando V. S., de 21 años, pero con antecedentes por otro tipo de hechos, siete en total, como robos con violencia y riña tumulturaria. Ahora, está acusado de una violación y cuatro agresiones sexuales a otras tantas jóvenes. Dos de ellas apenas eran niñas de 13 y 15 años en el momento de los hechos, y las otras de 19 y 20. Operaba siempre a la salida del Metro de Opañel, en el distrito de Carabanchel. De hecho, apenas se movía un poco de su casa, situada en las inmediaciones de la calle de Alcatraz, donde fue detenido tras una prolija investigación.

Fuentes del caso han indicado a ABC que el primero de los asuntos investigados ocurrió en febrero de 2017. Atacó a su primera víctima, mayor de edad, cuando abandonaba el suburbano; no contento con ello, apenas media hora después, volvió a agredir a otra muchacha, la de 15.

Siempre utilizaba el mismo «modus operandi»: no portaba armas, pero agarraba a las chicas por la espalda con gran violencia, hasta el punto de intentar estrangularlas, aunque no las dejaba sin conocimiento. En plena calle o arrojándolas contra un portal, las vejaba. Lo hacía sobre la 1 de la madrugada (hora cercana al cierre de servicio de Metro) o a las 7 (poco después de abrir). Y cuando se aseguraba que no había vigilantes de seguridad ni cámaras que lo grabaran.

Este sujeto volvió a atacar al mes siguiente, a otras dos mujeres (las de 20 y 19 años), con solo cinco horas de intervalo. Y en junio se produjo el quinto caso, la de la cría de 13.

Actuaba a cara descubierta

También las amenazaba de muerte e incluso les robaba sus pertenencias. Hasta que La Unidad de Atención a la Familia y a la Mujer (UFAM) de la Brigada de Policía Judicial de Madrid se hizo cargo de las denuncias, las analizó y tomó testimonio a las cinco afectadas. La dificultad en este caso para dar con el sujeto estribaba en que no estaba fichado por delitos contra la libertad sexual, sino por otro tipo de ilícitos penales. Pero la descripción coincidía. Actuaba a cara descubierta.

El 13 de diciembre, el presunto violador fue arrestado, puesto a disposición judicia con una alta carga probatoria y el juez le mantiene en prisión provisional. En el registro de su casa, se hallaron las ropas que solía vestir en el momento de las agresiones sexuales. La Policía da por esclarecidos los cinco casos, pero no se descarta que se hayan producido más que no fueran denunciados.