La imagen, ya borrada, que publicó el Ministerio de Hacienda
La imagen, ya borrada, que publicó el Ministerio de Hacienda - TWITTER

TwitterHacienda achaca a un hacker la publicación del montaje de Cifuentes como imagen de Mango

El tuit estuvo colgado en la cuenta oficial del Ministerio alrededor de diez minutos

MADRIDActualizado:

Twitter no admite errores y, más aún, si de una cuenta oficial se trata. El último desliz ha tenido lugar esta misma mañana cuando desde la cuenta oficial del Ministerio de Hacienda (@Haciendagob) se ha publicado un tuit con el montaje de la ya expresidenta de la Comunidad de Madrid como imagen de la marca de ropa Mango, en clara alusión al vídeo difundido ayer sobre un supuesto hurto cometido en 2011. El Ministerio ha abierto una investigación y todo apunta a un hackeo de la cuenta, afirman desde el departamento dirigido por Cristóbal Montoro.

Por espacio de nueve minutos, el mensaje fue compartido con los más de 33.700 seguidores que posee el perfil. Ante el asombro de los usuarios, la imagen corrió como la pólvora en cuestión de segundos. En un primer momento se llegó a pensar que podría tratarse de una cuenta «fake», pero nada más lejos de la realidad.

El medio digital «Okdiario» publicó ayer una información en la que afirmaba que Cifuentes fue sorprendida en 2011 supuestamente robando dos cremas cosméticas en un supermercado próximo a la Asamblea de Madrid, cuando era vicepresidenta primera del Parlamento regional. La información incluía un vídeo en el que una mujer, que el medio identificó como Cifuentes, muestra sus pertenencias a un vigilante de seguridad el 4 de mayo de 2011.

De acuerdo con lo publicado, Cifuentes habría sido retenida durante 45 minutos por los vigilantes del supermercado Eroski después de que una empleada la descubriera presuntamente hurtando dos botes de crema. Horas después de conocerse la noticia, Cifuentes anunció su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid tras varias semanas envuelta en la polémica por su máster de la Universidad Rey Juan Carlos.