Madrid

La transformación de la cervecería Santa Bárbara: de las cañas al «smartphone»

El histórico establecimiento, cerrado el pasado 31 de agosto, será una tienda de telefonía móvil antes de Navidad

La cervecería Santa Bárbara, en el inicio de las reformas, con la tapia de Orange
La cervecería Santa Bárbara, en el inicio de las reformas, con la tapia de Orange - RAFA ALBARRÁN

El esquinazo de la cervecería Santa Bárbara, ubicado en la confluencia de las calles de Goya y Alcalá, cambiará las cañas y el vermú del aperitivo por los «smartphones» y «tablets» de un famoso operador de telefonía. El edificio, que hasta el pasado 31 de agosto acogió al histórico establecimiento hostelero, será en las próximas semanas una de las principales tiendas de Orange en la capital. Las obras comenzaron esta semana y, si se cumplen las previsiones, acabarán antes de Navidad.

El mítico inmueble, de estilo neomudéjar y bautizado como «La casa de las Bolas», ya ha comenzado a dejar atrás su pasado; el que lo convirtió en un referente del tapeo en Madrid. Una tapia informativa de Orange, de unos dos metros de alto, cubre casi toda la primera planta del edificio y da cuenta del establecimiento que abrirá la firma. Esta estructura provisional, que despierta la atención de quienes suelen transitar por la calle de Goya, no alcanza a esconder el letrero de Santa Bárbara; junto a él, aún sobreviven a la picota algunas huellas de la cervecería que dio de beber al barrio de Salamanca durante casi 70 años y que, repentinamente, cerró sus grifos hace apenas un mes, para sorpresa y nostalgia de vecinos y habituales.

Aunque en un principio no trascendió el nuevo inquilino del edificio, y se pensó que por la distribución del local podría albergar una franquicia de restauración, el comienzo de las obras ha relevado que será la entidad francesa quien ocupe uno de los puntos más codiciados de este eje comercial, en el corazón de una de las zonas más exclusivas de la capital. El nuevo dueño del inmueble precipitó el cambio. Según indicaron a ABC fuentes de la empresa que lleva a cabo la reforma del establecimiento se espera que esté listo en un plazo máximo de entre un mes y medio y dos meses, si bien podría incluso inaugurarse antes por la celeridad que ha marcado el operador.

«La casa de las Bolas», con 300 metros cuadrados divididos entre un sótano y dos pisos, será uno de los grandes puntos de venta de Orange en Madrid, tanto por el diseño del establecimiento, símbolo del barrio, como por la enorme afluencia de público que supone, a solo unos metros de El Corte Inglés y de otras grandes firmas de moda. La previsión es que la marca de telefonía móvil siga el patrón de otras tiendas propias y de la competencia y abra un local abierto y moderno, cuyo objetivo principal es ofrecer al usuario una experiencia cercana e individualizada.

Todavía no se sabe qué espacio del inmueble ocupará la tienda, aunque fuentes inmobiliarias de este mercado creen que no se empleará el total para la venta y atención al cliente. Lo más probable, añaden, es que el grueso de la primera y la segunda planta se destinen a esta función y el resto se dedique a labores de almacenaje. Este periódico intentó ayer ponerse en contacto con el operador de telefonía pero no obtuvo respuesta.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios