Madrid

La «torre Eiffel» de Lavapiés en la verbena de San Lorenzo de 1889

Los vecinos costearon, para adornar su calle por las fiestas, una réplica de la estructura metálica parisina, hecha con madera y tela

Este cuadro anónimo, que se encuentra en el Museo de la Ciudad, refleja la reproducción de la torre Eiffel en pleno centro madrileño
Este cuadro anónimo, que se encuentra en el Museo de la Ciudad, refleja la reproducción de la torre Eiffel en pleno centro madrileño

Corría el año de 1889, y en París se desarrollaba la Exposición Universal que conmemoraba el primer centenario de la Revolución Francesa. El símbolo de la misma, y de la capital gala desde entonces, fue la famosa Torre Eiffel, construida para la ocasión por el ingeniero del mismo nombre. Una torre que tuvo su «réplica» en Madrid, y más concretamente en su calle del Ave María, coincidiendo con las fiestas de San Lorenzo de aquel año.

La nuestra, más «castiza», fue llamada por los madrileños «la torre infiel», y se elevó como un adorno más de la tradicional verbena que se celebraba en las calles de Lavapiés por aquella época, igual que se hace hoy. Lo cierto, según recoge la página web municipal Memoria de Madrid, es que en la prensa española de la época la construcción de la torre Eiffel fue muy comentada, a veces con la guasa y la socarronería de que hacen gala los madrileños.

21 metros de alto

Así fue cómo, relatan los expertos documentalistas del Ayuntamiento, los vecinos y comerciantes de la calle del Ave María decidieron crear una estructura efímera, al igual que se hacía en otras vías del barrio para celebrar las fiestas de San Lorenzo. Con la intención de superar cualquier posible competencia, optaron por reproducir su particular torre Eiffel.

Fue iniciativa de un tal señor Casal, y vecinos y comerciantes financiaron al alimón la construcción de esta réplica castiza, realizada en madera y tela. Fue instalada en la esquina de la calle del Ave María con la de San Simón, y alcanzó los 21 metros de altura.

La construyeron los señores Corral, Fermín y Villalobos, y su presupuesto fue de 1.000 pesetas. Aparece en varios documentos conservados en los archivos culturales del Ayuntamiento madrileño: en la revista La Ilustración Nacional del 30 de agosto de 1889, según dibujo de Primitivo Carcedo que se encuentra en la Hemeroteca Municipal y en el Museo de Historia.

Dos grandes focos de gas iluminaban la torre desde su parte superior
En el expediente del Archivo de Villa que se conserva se señala también que la torre fue adornada con banderas, escudos y estandartes que fueron proporcionados por el Almacén de Villa municipal, y en su primera plataforma se instalaron la Banda del Hospicio de San Bernardino y el Orfeón Matritense, que amenizaron la velada con su música.

El promotor de la iniciativa, señor Casal, fue muy felicitado por su idea, como así lo recogen diarios como «El Liberal» (27 de julio de 1889) -también se indica aquí que promovió una reproducción del submarino de Isaac Peral-; «La Época» (9 de agosto de 1889) -que informa que la «torre infiel» se iluminaba con dos grandes focos de gas en su torre-; o «La Monarquía» (10 de agosto de 1889) -que destacaba que había sido costeada por los vecinos de la calle-.

Toda la actualidad en portada

comentarios