Torrejón de Ardoz

Un testigo del homicidio del anciano: «El puñetazo del acusado le noqueó, no pudo esquivarle»

En el juicio los declarantes dijeron que el acusado mentía. «Dijo que había muerto su madre, luego su padre y ayer, ninguno»

MadridActualizado:

Uno de los testigos de la muerte del anciano de 81 años que falleció de un fuerte golpe en el rostro a manos de un joven de 20, afirmó ayer que el «agresor le dio un puñetazo de boxeo en la boca que le noqueó», desmontando la versión del acusado. Ese sostuvo la víspera que le apartó el bastón cayendo la víctima al suelo de manera accidental.

La Audiencia Provincial de Madrid juzga desde el martes a José María Pardo, quien se enfrenta a una petición fiscal de 12 años de cárcel por un delito de homicidio en relación a los hechos ocurridos el 23 de mayo de 2017 en Torrejón de Ardoz. La familia de la víctima, Ramón L.M., de 81 años, eleva la solicitud a 22 años, informa Ep.

«Yo practico artes marciales y se pega así, como hizo el agresor, muy corpulento, a un abuelo bajito, con bastón y que andaba muy despacio»

Ayer varios testigos manifestaron que el acusado le dio un fuerte golpe en la cara que provocó que el hombre cayer a plomo. Ramón falleció una hora más tarde. Su agresor huyó nada más llegar la ambulancia «porque se agobió; no pensé que había muerto».

Una mujer relató que el acusado frenó de forma brusca en el paso de cebra y el hombre le recriminó su velocidad. «El chico, muy corpulento, dijo que se había muerto su madre y luego su padre», relató. En su declaración en sala, Peñas dijo que iba rápido porque «su madre se encontraba mal».

Esa testigo precisó que el agresor le pegó un puñetazo de boxeo. «Yo practico artes marciales y así se pega». Otra de las personas que presenció los hechos narró que el hombre iba despacio, apoyado en el bastón. Tras frenar, el anciano levantó el bastón y le insultó. «El acusado salió de forma agresiva y le dio un puñetazo. Era imposible que esquivara ese golpe», ha dicho.