Momento del desalojo de los miembros de la plataforma antidesahucios de la tribuna de público de la Asamblea de Madrid
Momento del desalojo de los miembros de la plataforma antidesahucios de la tribuna de público de la Asamblea de Madrid

Suspenden el pleno por la bronca tras ser rechazada la iniciativa popular por la vivienda

PP y Ciudadanos han votado en contra de tramitar el texto, que un informe del Gobierno Central tacha de «inconstitucional»

MADRIDActualizado:

La presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, ha suspendido el pleno del Parlamento regional durante unos minutos tras la bronca montada por varios miembros de la Plataforma Antidesahucios y otros colectivos que apoyaban la tramitación de la iniciativa legislativa popular por la vivienda que se ha votado esta mañana. Los diputados rechazaron la iniciativa, que avalaban 77.000 firmas de ciudadanos, por 65 votos en contra -los de PP y Ciudadanos- frente a 57 a favor -los de Podemos y PSOE-. Al conocerse el resultado de la votación, los representantes de los colectivos que apoyaban la iniciativa mostraron su disgusto a voces, y entre gritos de «Si se puede pero no quieren».

Como la protesta se prolongaba y nadie atendía las peticiones de silencio y de desalojo de la presidenta Adrados, al final ésta ha optado por suspender temporalmente el pleno. Ya en la calle, los colectivos que apoyaban la iniciativa popular por la vivienda han continuado manifestándose, entre gritos de «un desalojo, otra okupación» o «vergüenza».

La iniciativa legislativa popular estaba avalada por la Plataforma anti desahucios, la FRAV y la Asociación Libre de Abogados, entre otras entidades. A través de ella se reclama una ley urgente que garantice el derecho a la vivienda en la Comunidad de Madrid. Un informe del Gobierno Central la calificaba de inconstitucional, y en ello se han basado PP y Ciudadanos para votar en contra.

La defendieron y avalaron con su voto, sin embargo, Podemos y PSOE. Desde la formación morada, su diputado Marco Candela apoyaba sus reivindicaciones y concluía: «Esta es una ley como una casa». Daniel Viondi, diputado del PSOE, ha valorado que «ciudadanos hayan redactado un texto articulado con reivindicaciones que consideran justas» y por eso, dijo, le prestaba su apoyo, aunque su grupo tiene algunos matices a introducir en el texto. Ha recordado, no obstante, que esta es «la ley de los movimientos sociales, y no la de Podemos».

El diputado de Ciudadanos Juan Rubio la rechazó por su carácter inconstitucional, y pidió «no malgastar el tiempo y los recursos en un modelo que los tribunales no nos van a dejar implantar». Ha pedido, por contra, que se trabaje «todos juntos, también las plataformas que apoyan esta iniciativa» en una mesa de trabajo de la que surja un texto «dentro de la Constitución».

José Manuel Berzal, el diputado del PP encargado de explicar el voto en contra de este grupo, también se ha referido a que iniciativas similares que se han presentado en otras comunidades, entre las que citó Andalucía, Valencia o Canarias, «han sido todas recurridas y anuladas por el Tribunal Constitucional». Por eso, acusó a Podemos de «ejercer la mayor corrupción que se puede dar en política: jugar con los sentimientos y necesidades de la gente, y venir mintiendo y apoyando un texto que es inconstitucional».

Tras el desalojo de la tribuna y los minutos de suspensión del pleno, éste se ha reanudado ya con total normalidad.