Madrid

«El reloj de la Puerta del Sol no es un símbolo de Madrid, es el símbolo»

A las doce del mediodía de ayer, las campanas repicaron de manera extraordinaria ante cientos de personas que celebraron con uvas y champán su 150 aniversario

Varias personas festejan el aniversario del reloj en la Puerta del Sol
Varias personas festejan el aniversario del reloj en la Puerta del Sol - DE SAN BERNARDO

Como la noche de Fin de Año y con la misma precisión que marcan sus manecillas, las campanas de la Real Casa de Correos repicaron a las doce del mediodía de ayer ante el jolgorio de cientos de personas que se acercaron a la Puerta del Sol para celebrar el 150 aniversario del reloj más ilustre de Madrid. «¡Una, dos, tres... diez, once doce!», gritaron los asistentes para, acto seguido, entonar un emotivo «Cumpleaños Feliz». Ataviados con gorros de Papa Noel o pelucas de colores y provistos de uvas y botellas de champán, niños y mayores fueron testigos de una mañana muy especial.

«Llevamos un buen rato esperando este momento», exclamaba Manoli, recién llegada de Andalucía. Una fila más atrás, Pepe, que asistió acompañado de su nieta Carmen, bendecía la emoción del ambiente, «todos los días no se cumplen 150 años». Con el gesto radiante, Carolina y Siri, naturales de Valencia y Suiza, respectivamente, apuntaban que «al no haber vivido nunca» una Nochevieja en Sol, «decidimos que sería nuestra primera vez».

Aunque a sus casi 80 años dice «estar mayor para las próximas uvas», Rosa tampoco quiso perderse un cumpleaños cargado de recuerdos: «Cuando era joven, veníamos toda la familia con las guitarras y lo pasábamos fenomenal». Cualquiera de los presente fue parte de un festejo que pilló desprevenidos a numerosos turistas. «Nos hemos enterado al ver tanto ruido», confesaba un grupo de italianos. Todos coincidieron en señalar al reloj como «un símbolo de Madrid» y algunos, incluso, fueron más allá: «No es un símbolo, es el símbolo».

La fiesta en la calle era parte del abanico de actividades abiertas al público que preparó la Comunidad de Madrid. A primera hora, la directora general de Patrimonio Cultura, Paloma Sobrini, presentó a uno de los relojeros encargados del mantenimiento del reloj, Jesús López, quien desgranó todos los secretos de su maquinaria. «Cerca del 95% del reloj original que el maestro, José Rodríguez Losada, donó gratuitamente al Ayuntamiento siglo y medio atrás, forma parte de la maquinaria actual», reconocía a ABC.

Además de varias representaciones teatrales organizadas en el interior de la sede del Gobierno regional y la emisión de un vídeo de felicitación por parte de diferentes rostros famosos vinculados a la retransmisión de las campanadas, cinco jóvenes vivieron una experiencia difícil de olvidar.

Tras ganar un sorteo para usuarios del Abono Joven, Natalia, Elena, Pablo, Cristina y Sherezade tuvieron ocasión de subir a la torre por su angosta escalera. «Habíamos visto algún reloj así en el cine, pero en la vida real, sorprende todavía más», esgrimían, aún con la emoción en el cuerpo.

Cuatro de los jóvenes, junto al relojero en lo alto de la torre
Cuatro de los jóvenes, junto al relojero en lo alto de la torre- DE SAN BERNARDO
Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios