Una cabina del teleférico de Madrid
Una cabina del teleférico de Madrid - JOSÉ RAMÓN LADRA

La realidad de los empleados del Teleférico tras la municipalización: «No podemos ni ir al baño»

Los supervisores de la instalación, pese a la falta de personal, mandan callar a los trabajadores que denuncian la situación

MadridActualizado:

Lo que el Ayuntamiento niega sobre el estado del Teleférico es un hecho cuando se visitan las dos estaciones de la atracción. Dos conductores-mecánicos de la parada de Casa de Campo se encargan de atender en hora punta –cercana al cierre (19.30 horas) del viernes– a la veintena de personas que forman fila para regresar a Pintor Rosales. «Es el momento de mayor jaleo: el de la vuelta», advierten. Uno registra los tiques y otro saca a los viajeros que llegan de las cabinas y los mete en las que salen de vuelta. «Falta personal. Parques Reunidos metía a auxiliares; pero, ahora, cuando queremos ir al baño entre semana, ni podemos porque sólo estamos dos», denuncian en este punto de la instalación. Los fines de semana suman un efectivo más. «No es suficiente», afirman.

Es viernes por la tarde y el espacio está desolado a diferencia de cómo ha lucido en otros momentos con largas colas que dan la vuelta al edificio de Rosales. Al entrar, sólo una taquillera dispensa los tiques. La otra está libre. «Nosotras tenemos menos problemas, pero los conductores son pocos. Habla con ellos», indica una mujer tras el puesto de recepción de Pintor Rosales.

Uno de los mecánicos, representante sindical, se anima a contar que la plantilla no se ha subrogado completamente en la EMT porque su convenio caduca en enero del año siguiente. Hasta entonces, indica, no saben cómo solucionará el Ayuntamiento su situación. «Las diferencias entre unos empleados y otros son muy grandes», señala mientras luce las siglas de la Empresa Municipal de Transporte en su indumentaria laboral. No le da tiempo a explicar más. Llega un supervisor y le manda guardar silencio.

En el otro extremo del sistema bicable, los operarios también se prestan a contar que el Teleférico se ha abierto sin cubrir las necesidades de plantilla. De nuevo, otros compañeros les mandan callar y llaman al gabinete de prensa de la EMT para saber si pueden contestar a las preguntas de la prensa. «No tienes permiso para estar aquí, te rogamos que te vayas», sueltan tras hacer sus gestiones. El precio de un billete de ida y vuelta no da derecho a preguntar para contrastar la versión oficial.

Con Parques Reunidos, el Teleférico se abría todo el año salvo cuando las inclemencias meteorológicas lo impedían. Tras la municipalización de Manuela Carmena apenas rueda.

«Una mala gestión»

Los tres partidos de la oposición, PP, Ciudadanos y PSOE se pronunciaron ayer sobre la información que publicó ABC sobre el estado del Teleférico tras la municipalización del servicio por parte de Ahora Madrid. PP y Cs destacaron la «mala gestión», mientras que el PSOE recriminó la falta de información al respecto.

El portavoz de Movilidad del PP, Álvaro González denunció que se trata de «un ejemplo más de la nefasta gestión y la improvisación del Gobierno municipal». «Su dogmatismo les lleva a remunicipalizar servicios por motivos ideológicos sin los estudios previos ni las infraestructuras necesarias que garanticen un buen funcionamiento», lanzó.

Su homólogo en Cs, Sergio Brabezo, destacó las «ansias de municipalización desmesuradas» de Carmena. «No sabe qué quiere hacer con el Teleférico ni cuál era el objetivo con su municipalización». El socialista Ignacio de Benito se refirió a que se habían «precipitado» para poner en marcha el servicio sin conocerse aún los resultados de la auditoría en curso.