Ramón Espinar, desperezándose en su escaño de la Asamblea de Madrid
Ramón Espinar, desperezándose en su escaño de la Asamblea de Madrid - JAIME GARCÍA

Ramón Espinar se despereza en medio del pleno

El diputado, saltándose todas las normas de urbanidad, se estiró a placer en su escaño, en medio del hemiciclo

MADRIDActualizado:

El polémico diputado de Podemos Ramón Espinar debía estar ayer cansado. Quizá por eso, saltándose las más elementales normas de urbanidad, no dudó en desperezarse con fruición en su escaño del hemiciclo de la Asamblea madrileña, lleno en ese momento porque se celebraba un pleno.

Espinar estuvo recientemente en el centro del interés mediático por unas coca-colas: concretamente, las que de forma inocente bebía durante un receso de una sesión del Senado, en la cafetería de esta Cámara Alta. El problema es que ese mismo día, el Senado rechazó una petición para retirar de la institución todos los productos que comercializa esta empresa, en protesta por el ERE en la compañía que había supuesto un número importante de despidos.

No es la primera polémica en que se ve envuelto el diputado: recientemente fue muy criticado en Twitter por un comentario en tono de humor -según explicó- sobre un jugador de baloncesto.