Cristina Cifuentes, presidenta regional, durante su comparecencia en la comisión de investigación de la corrupción
Cristina Cifuentes, presidenta regional, durante su comparecencia en la comisión de investigación de la corrupción - DE SAN BERNARDO

El PP abandona la comisión sobre corrupción porque se dedica al «linchamiento político»

Los populares entienden que este organismo se está prolongando artificialmente por la oposición para hacerlo coincidir con el próximo periodo electoral

MADRIDActualizado:

El grupo parlamentario popular en la Asamblea de Madrid abandona la comisión de investigación sobre la corrupción que funciona en el parlamento regional desde casi el inicio de la legislatura, y que s e creó a petición de Ciudadanos, que es quien la dirige. Por la misma han pasado un gran número de altos cargos de gobiernos populares, pasados y actuales, y también los cuatro presidentes autonómicos del PP que ha tenido Madrid, incluida la actual, Cristina Cifuentes. El PP ha defendido su ausencia de la comisión porque ésta se ha convertido en un espacio para «el linchamiento político».

A juicio del portavoz parlamentario del PP, Enrique Ossorio, la comisión de investigación sobre la corrupción es un «escenario para el trato inquisitorial», en la que los argumentos y los ataques políticos han sido sustituidos por «el insulto, la descalificación y el acoso», del que acusan particularmente al grupo parlamentario de Podemos. Creen que la oposición «se ha escudado de manera vergonzante en su inmunidad parlamentaria para insultar al PP con manifestaciones que realizadas fuera de la comisión podrían ser perseguidas por injurias o calumnias».

No obstante, aseguran los populares, lo que allí ocurre cuenta con «la permisividad de la presidenta de la comisión», de Ciudadanos, y con «el beneplácito del resto de grupos parlamentarios, por puro ventajismo político». Ossorio ha añadido que «a los grupos del tripartito de la oposición no le interesa que se conozca la verdad en esa coimsión de investigación, sino que sólo buscan las fotos o la relevancia mediática».

Afirman además que «se han buscado todo tipo de subterfugios para prorrogar la comisión» -algo que se ha hecho ya por dos veces y que la prolongará hasta finales de este año al menos-. Esta actitud supone un hecho «sin precedentes en el parlamentarismo español», critica el PP, que cree que el resto de los grupos lo hacen «con la única intención de llegar a las fechas previas a las elecciones autonómicas de 2019».

«Nunca se ha insultado»

Pero los tres partidos de oposición han criticado este paso atrás de los populares. Para Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE, es «un error»: «No es la comisión la que está faltando a las instituciones, sino que aquí quien está abandonando las instituciones es el PP». Afirman que «nunca» han «insultado ni faltado a la consideración ni al respeto a ninguno de los comparecientes» aunque entiende que en ella se han puesto en evidencia «algunos asuntos que pueden incomodar al PP».

Por su parte, Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos, entiende que con este gesto el PP indica que prefiere «huir» de la comisión «en lugar de asumir sus responsabilidades». Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea, cree que el PP «demuestra que sólo respeta las instituciones democráticas cuando puede sacar algún provecho de ellas».

Púnica y Lezo

Por la comisión de investigación sobre la corrupción de la Asamblea de Madrid han pasado gran parte de los cargos políticos y públicos que están siendo investigados o han sido llamados como testigos a las principales causas de corrupción del PP en Madrid, como los casos Púnica y Lezo. Los diputados de la oposición han sido muy duros en algunos de sus interrogatorios a estos cargos públicos, entre los que se cuentan los ex presidentes regionales Esperanza Aguirre, Ignacio González, Alberto Ruiz-Gallardón y Cristina Cifuentes.

Esta última sostuvo un acalorado debate con el diputado de Ciudadanos César Zafra, que se ha convertido en uno de los «azotes» de los comparecientes ante la comisión. No obstante, las mayores quejas las concita la diputada de Podemos María Espinosa, a quien desde el PP se le achaca un comportamiento casi inquisitorial en sus interrogatorios, que realiza junto con su compañero Miguel Ongil.

El PP ya advirtió, tras las comparecencias de Ruiz-Gallardón, Pedro Calvo y Juan Bravo, de su intención de abandonar la comisión de investigación para evitar lo que consideran un auténtico aquelarre. No obstante, su marcha no impedirá que la comisión siga funcionando, ni que llame a declarar a quien considere oportuno. En esta comisión, es obligatoria la presencia cuando se es llamado, aunque el compareciente tiene derecho a no declarar.