Alcorcón

La Policía descarta la violencia machista en el caso de la mujer asesinada por su compañero de piso

El autor del crimen es un español con antecedentes por malos tratos. Se investigan las causas de la discusión con la víctima, recién separada

El cuñado de la mujer degollada, arriba, fue el que dio la voz de alerta
El cuñado de la mujer degollada, arriba, fue el que dio la voz de alerta - ABC

La Policía Nacional ha descartado que el crimen de Nini Johana Salazar, de 36 años, y nacionalidad colombiana, sea un caso de violencia machista. ABC adelantó que el presunto autor fue su compañero de piso, un taxista español que llevaba viviendo unos diez días en su piso de Alcorcón, tras mantener una disputa por causas que se investigan.

El detenido la misma noche del homicidio, reconoció los hechos. Llevaba viviendo en ese inmueble más de dos años con su pareja, también suramericana de la que se acababa de separar. Oficialmente no mantenía ninguna realación sentimental.

El homicida tenía problemas con su mujer, que le denunció por malos tratos y se acababa de mudar al cuarto piso del número 3 de la calle del Matadero, donde residía la víctima desde hace más de dos años y medio. La fallecida, que se había separado de su pareja y no mantenía ninguna relación sentimental oficial, según su familia y los investigadores, fue hallada por su cuñado en el baño degollada. Fue a buscarla porque no acudió a una comida ni respondía a las llamadas de teléfono.

Ensañamiento

A las 11.30 horas los vecinos escucharon una fuerte trifulca en ese domicilio y gritos de socorro En el inmueble, medio vacío por las vacaciones de verano, los pocos residentes no hicieron mucho caso, dado que hay una familia muy conflictiva que se pelea a diario.

No fue hasta las 15.22 horas cuando llegó hasta el piso el cuñado de la asesinada, de su misma nacionalidad, alarmado por la ausencia de noticias, quien se topó con la sangría y dio la voz de alerta a los sanitarios y a la Policía. La víctima estaba en el cuarto de baño tendida sobre el lavabo. Tenía un fuerte golpe en la cabeza y dos cuchilladas profundas en el pecho y en el cuello, entre otras. Estaba vestida.

El ensañamiento era brutal. La sangre lo inundaba todo, había un gran charco, pero estaba seca, lo que denotaba que el crimen se había producido horas antes. El Grupo VI de Homicidios investiga el móvil de lo ocurrido y la causa de la disputa que terminó en tragedia.

Toda la actualidad en portada

comentarios