Obras en el interior del Palacio de El Capricho
Obras en el interior del Palacio de El Capricho - GUILLERMO NAVARRO

El Pleno de Barajas aprueba paralizar las obras de reforma en el Palacio de El Capricho

PSOE, PP y Cs fuerzan al Ayuntamiento a trasladar los informes de Patrimonio en diez días tras el derribo de muros originales

Actualizado:

La controvertida reforma del Palacio de El Capricho deberá paralizarse temporalmente. El Pleno del distrito de Barajas aprobó ayer, con los votos a favor del PSOE, PP y Ciudadanos y la negativa de Ahora Madrid, que las obras en su interior se detengan hasta esclarecer si, como denuncia la Asociación Cultural de Amigos del Capricho, se han destruido elementos originales del espacio (siglo XVI) en su transformación como museo. Además, el Ayuntamiento está obligado a dar cuenta de los dictámentes de las comisiones de Patrimonio y de un informe pormenorizado de las actuaciones en un plazo máximo de diez días.

El debate en torno a la reforma de esta joya patrimonial, planteado tras una moción del PSOE, fue especialmente bronco, con un cruce de reproches entre la presidenta del distrito, Marta Gómez Lahoz, y la edil socialista Mercedes González, al que se sumaron Almudena Maíllo (PP) y la vocal vecino de Cs Belén Ortiz.

«Se han destruido forjados, muros y elementos originales, quieren convertir un palacio BIC en un espacio polivalente y debemos pararlo antes de que sea tarde», defendió González. Gómez Lahoz contraatacó con acusaciones de «mentirosa» y aseguró que ninguno de los elementos es «en absoluto original», sino fruto de las reformas que se desarrollaron en los años 80 por el «total estado de ruina» del Palacio.

Muros originales derribados

Gómez dijo que aportar nuevos informes «no es necesario» porque la reforma está avalada por Patrimonio. Su explicación, no obstante, no convenció a ninguno de los grupos, que insistieron en contar con esta información. «Queremos prudencia, transparencia y protección», aseveró Maíllo.

Como informó ABC, la denuncia de la asociación –en la que participan arquitectos e investigadores– se basa en que para la creación del espacio de doble altura, eje central del museo, se han demolido los muros primigenios de la Sala de Países de lo que fue la casa de recreo de la Duquesa de Osuna. El Jardín Italiano también está afectado por el proyexto, con la construcción de una caseta de hormigón de 50 metros cuadrados y tres metros de alto en la Fuente de las Rana.