Madrid

El plan para la Cañada estará consensuado antes de fin de año

Habrá zonas que haya que desmantelar, y se realojará a las familias censadas antes de 2011

Aspecto de la Cañada Real
Aspecto de la Cañada Real - RAFA ALBARRÁN

Los distintos actores políticos y sociales implicados en la actuación sobre la Cañada Real acercan posiciones hacia una solución para esta vía pecuaria que, a lo largo de 14 kilómetros, presenta problemas urbanísticos, sociales y de seguridad desde hace décadas. Ayer fueron el consejero de Presidencia, Ángel Garrido, y el alcalde de Rivas -uno de los tres municipios afectados-, Pedro del Cura (IU), quienes acordaron avances en materia de vivienda y de seguridad. Según los cálculos del Gobierno regional, antes de que acabe el año se habrá consensuado un borrador del Pacto Regional para Cañada Real.

Resolver el complicadísimo puzzle de esta zona de la región está «más cerca que nunca», coincidían ayer el portavoz del Gobierno regional y el alcalde de Rivas. La Asamblea de Madrid alcanzó un acuerdo entre grupos políticos -que ratificaba el que antes habían alcanzado PP y Ciudadanos- para alcanzar un Pacto Regional por la Cañada. Más tarde, pidieron estar también en el grupo de trabajo sobre el tema los tres ayuntamientos por los que pasa esta vía pecuaria: Madrid, Rivas y Coslada.

Ángel Garrido (centr0) y Pedro del Cura (a su dcha.), en la reunión sobre Cañada Real
Ángel Garrido (centr0) y Pedro del Cura (a su dcha.), en la reunión sobre Cañada Real

Pero el encuentro de ayer obedece a una cita anterior solicitada por el regidor ripense, en la que se han acercado posiciones sobre asuntos como reconocer el derecho a la vivienda a las personas que están en el censo, porque vivían allí antes de 2011.

En el encuentro también estuvo presente el Comisionado del Gobierno regional para la Cañada Real, José Antonio Martínez Páramo. Éste presentó antes del verano un primer borrador del plan para la Cañada, que estaba abierto a modificaciones. De hecho, al mismo se están incorporando puntos remitidos por el grupo de trabajo de la Asamblea.

Opinión de los vecinos

Una vez terminado, se presentará a los vecinos que también darán su opinión sobre el mismo, y sólo después llegará a la Asamblea para ser votado. Calculan que «si todo va con normalidad», y a la vista de la «reconocida voluntad de todos», antes de que acabe el año ya se habrá consensuado el texto del Pacto.

Otra cosa será su aplicación posterior, que fuentes de la consejería de Presidencia cifran en unos 15 años para su total desarrollo, con todas sus fases y las diferentes infraestructuras que habrá que abordar.

Ángel Garrido explicó, tras el encuentro, que se quiere establecer un grupo de trabajo más ejecutivo y otro en el que participen los vecinos, para «recibir continuamente información de éstos». Debe quedar claro, añadió, «lo que se puede hacer y lo que no; queremos actuar con sinceridad con los vecinos, y decirles que hay zonas que no se pueden solventar, y qué tipo de soluciones hay».

Cada sector, un mundo

Además, es necesario definir en un protocolo urbanístico general el alcance general de lo que se quiere hacer en la Cañada, y planes sectoriales porque «cada sector es un mundo». Garrido está de acuerdo en que «estamos más cerca que nunca del acuerdo» pero tampoco quiere echar las campanas al vuelo porque, reconoce, «queda mucho tiempo de negociación».

Del Cura, por su parte, se mostró optimista, tras este encuentro y el que mantuvo con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la pasada semana. Coincidió con Garrido en la diferenciación por zonas porque algunas «se tienen que desmantelar». Respecto a los realojos, pidió que se repartan «de forma proporcional por toda la región». En todo caso, también él piensa que «estamos más cerca que nunca para llegar a un acuerdo global y definitivo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios