Madrid

Una plaga de pulgas con «pensión completa» obliga a fumigar un centro de salud en Carabanchel

El complejo posee un huerto terapéutico en la parte posterior del recinto donde también hay un «hotel para insectos»

El «hotel de insectos» que hay en el huerto del centro de salud de Carabanchel
El «hotel de insectos» que hay en el huerto del centro de salud de Carabanchel - DE SAN BERNARDO

Es de madera, coqueto y con vistas a un huerto. Así puede describirse el «hotel de insectos» que hay en el patio del centro de salud de Carabanchel Alto que, desde el pasado lunes hasta el martes al mediodía tuvo que cerrar sus puertas por culpa de una plaga de pulgas. El problema ya está subsanado y el complejo recuperó su actividad el mismo martes por la tarde, pero aún no se ha determinado la causa que provocó la plaga y por el momento no se descarta que el foco estuviera en el huerto de la parte posterior del complejo, hogar de cultivos y territorio «vacacional» de los bichos.

«A mí me han contado que las pulgas venían del huerto», adelanta Sara, una usuaria habitual, después de hablar con el personal del centro. El huerto en cuestión se encuentra en la zona trasera del recinto y hasta él, según los pacientes, se accede a través de las dependencias sanitarias, algo que habría podido facilitar que las pulgas llegaran al interior del complejo.

Para José García, enfermero de la sección sanitaria del CSIF, sólo hay dos posibles causas que pudieron propiciar el cierre del centro de salud para su desinfección: «O proviene del abono del huerto, porque no haya sido bien procesado; o las pulgas llegaron desde una zona cercana donde la gente lleve a los perros a defecar». En este sentido, es cierto que un pequeño descampado linda con el centro de salud aunque, según han confirmado fuentes de la Comunidad de Madrid, institución de la que depende el recinto, la causa de la plaga no está determinada todavía, pero «sí que podría tener alguna relación con la actividad del huerto terapéutico».

División de opiniones

«Pues a mí no me parece mal que haya un huerto allí siempre que se lleve un control, claro», opina Alejandra Rodríguez que acude, junto a su amiga Maite Jiménez de la Fuente, al complejo. Ambas explican que la razón de ser de este espacio verde es terapéutica, ya que allí «se realizan actividades con ancianos, que son quienes cuidan las plantas». García, por ello, tampoco considera que la presencia de este espacio en la parte trasera del edificio sea un error: «No tendría que haberse dado este problema, de hecho el problema no es del huerto» sino, como insiste, «del abono» que se habría empleado en los trabajos de cultivo, a falta de que se determinen de forma oficial las causas que propiciaron el incidente.

Pese a que la versión institucional señala que el centro retomó la normalidad el martes a las 15.00 horas, hay vecinos que tuvieron que ir al recinto sanitario ese mismo día por la tarde y que apuntan en la dirección contraria. «Sólo atendieron las urgencias, nada más, incluso anularon las citas», explica Miriam Guntiñas, una madre qu acudió con sus hijos esa tarde al centro de salud. Para su sorpresa, cuando llegó a eso de las seis media, encontró aquello mucho más vacío de lo normal y únicamente cuando entró a consulta supo que el lugar había sido fumigado recientemente. «Había médicos con guantes y mascarillas», confirma, e incluso recuerda que el olor «era muy fuerte».

«No podían inspeccionar a mi hijo y tampoco le dejaron tocar nada para evitar riesgos», critica esta usuaria, que tampoco comprende por qué no le avisaron antes de lo que allí había ocurrido. «Mis hijos estuvieron esperando jugando y tirándose por el suelo», con el riesgo para su salud que eso podía implicar. De hecho, hasta le dijeron que les «duchara y quitara la ropa» al llegar a casa. Y todo por culpa de unas pulgas que, como otros insectos, tienen un hotel en el huerto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios