Madrid

El piso de Espinar tenía dos plazas de garaje y un trastero

La Comunidad de Madrid le critica que «estrujó al máximo» el precio de venta del módulo

Ramón Espinar, en la Asamblea de Madrid en el último pleno
Ramón Espinar, en la Asamblea de Madrid en el último pleno - EFE

La vivienda que compró y vendió posteriormente el diputado regional y senador Ramón Espinar, con 30.000 euros de beneficio según la Comunidad de Madrid, tenía «dos plazas de garaje y un trastero», según ha explicado Pedro Rollán, el consejero de Transportes, Vivienda e Infraestructura. A su juicio, Espinar «estrujó al máximo» el precio de venta del módulo, y aunque reconoce que lo que hizo «no es ningún delito», le reprocha que «podía haber vendido por lo mismo que le costó».

Desde la Comunidad de Madrid recuerdan las ocasiones en que Espinar se ha manifestado a favor de la vivienda como derecho y no como instrumento de especulación. Por eso, critican que «una cosa es predicar y otra repartir trigo».

No inscrito en lista de demandantes

Según el consejero, «no consta que el señor Espinar estuviese inscrito en la lista de demandantes de vivienda joven. Sí consta que solicitó vender la vivienda en 140.000 euros y luego vendió en 175.000 aproximadamente», ha dicho, antes de detallar que se trata de un piso de 50,1 metros cuadrados, con dos plazas de garaje de 25 metros cada una y un trastero de 6,7 metros.

Cuando compró el piso (en marzo de 2010), el precio de venta del módulo era de 1.474 euros por metro cuadrado. «No habían pasado cinco meses», ha añadido Rollán, «cuando decidió vender el piso, y optó por agotar el precio máximo del módulo, 1.940 euros, por lo que obtuvo beneficios de 466 euros por cada metro cuadrado».

También dieron beneficios, de 280 euros por metro cuadrado, la venta de las dos plazas de garaje y el trastero

A esa cantidad hay que sumar unos beneficios de 280 euros por cada metro cuadrado de las dos plazas de garaje, al igual que por la superficie del trastero. En total, Ramón Espinar obtuvo unos beneficios «cercanos a 29.000-30.000 euros», ha precisado el consejero para quien el senador «bien podía haber renunciado a la vivienda, como manifestó el presidente de la cooperativa Vitra», ya que es «lo más habitual, si las condiciones económicas del comprador no le permiten suscribir un crédito hipotecario».

«No es ningún delito», ha matizado, pero choca con las «innumerables manifestaciones y afirmaciones de que la vivienda es un derecho social que hay que dejar al margen de posibilidades económicas de rendimientos y beneficios» que hizo el senador, ha añadido Rollán.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios