Madrid

Una pelea en un bus entre dos miembros de bandas latinas acaba con uno de ellos acuchillado

La Policía Nacional busca al autor de la agresión, entre «DDP» y «Trinitarios»

El Samur atendiendo a un herido en Vallecas en una imagen de archivo
El Samur atendiendo a un herido en Vallecas en una imagen de archivo - AYUNTAMIENTO

Un joven de 27 años resultó herido de una cuchillada en la espalda a primera hora del jueves en una reyerta entre miembros de bandas latinas, según informaron a ABC fuentes de la investigación. Los hechos ocurrieron en un autobús que transitaba por la capital madrileña sobre las ocho de la mañana, cuando en el citado vehículo se encontraron víctima y agresor, ambos de origen dominicano.

No se sabe aún a ciencia cierta qué sucedió, si es que había alguna cuenta pendiente entre ellos, o, simplemente obedeció a la rivalidad ancestral entre pandilleros derivada de un encuentro fortuito. Lo cierto es que todo acabó cuando el atacante, un «trinitario», asestó a la víctima, integrante de los «Dominican Don’t Play» (DDP), una puñalada en la espalda.

En un primer momento se pensó que la herida revestía mayor gravedad y que le había penetrado medio centímetro; sin embargo, por suerte, fue más superficial.

Ni el Samur-Protección Civil ni la Empresa Municipal de Transportes (EMT) atendieron la incidencia, según explicaron a este diario, por lo que no se descarta que el suceso se produjera en un vehículo interurbano y que el herido se bajara del transporte público una vez ocurrida la agresión.

Del caso se ha hecho cargo la Brigada Provincial de Información, que busca al autor de la agresión.

Este es uno de los numerosos incidentes que se vienen registrando en los medios de transporte público –Metro, Cercanías– y que provoca el encuentro de forma casual entre pandilleros latinos de grupos enfrentados, algunos de los cuales han terminado en auténticas batallas campales. Estas trifulcas suelen producirse cuando hay superioridad numérica o la afrenta pendiente es considerada importante. Así lo vienen explicando los expertos policiales.

Para evitar estas situaciones confictivas, algunas de las cuales desembocaron en asesinato (como el del menor de 15 años en la calle de Preciados (Centro) en marzo pasado), unidades especializadas de la Policía Nacional mantienen desde entonces dispositivos especiales de vigilancia en intercambiadores de transporte y zonas conflictivas del distrito de Tetuán como el entorno de los bajos de Azca y el Barrio Latino. Se trata de barrios en los que la población dominicana es muy cuantiosa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios