La reunión del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural
La reunión del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural - AYUNTAMIENTO DE MADRID

El Paseo del Prado y El Retiro sueñan con ser Patrimonio Mundial de la Unesco

El Consejo Nacional de Patrimonio, que reúne a los directores generales de Patrimonio de todo el país, dará a conocer su decisión el próximo viernes

MADRIDActualizado:

Madrid no tiene ningún bien ni lugar declarado Patrimonio Mundial de la Unesco, pero esta situación podría cambiar con la candidatura conjunta del Paseo del Prado y el Retiro, que pretende poner en valor la unión de la naturaleza, la cultura y la ciencia en este eje de la capital. El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural analizará la candidatura desde hoy hasta el viernes después de que un grupo de trabajo perteneciente a este órgano diera el pasado 22 de marzo el visto bueno al expediente tramitado por el Ayuntamiento de Madrid en colaboración con la Comunidad.

No es la primera vez que el Paseo del Prado y el parque del Retiro aspiran a ser Patrimonio Mundial de la Unesco, la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Ya hubo un intento en 1992, cuando Madrid fue elegida capital cultural de Europa, y otro más reciente durante el anterior Gobierno municipal, con Ana Botella como alcaldesa, con algunas diferencias en la candidatura, pero en ningún caso se llegó a la fase actual.

El Gobierno de Ahora Madrid, con Manuela Carmena al frente, ha retomado un asunto que impulsó en la etapa precedente el que fuera director general de Patrimonio Cultural y Calidad del Paisaje Urbano, José Francisco García López. Tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad son optimistas y esperan que esta ocasión sea la definitiva para que Madrid deje de ser una de las pocas capitales europeas sin reconocimiento de la Unesco. «Hemos trabajado codo con codo para hacer posible y visible el valor universal excepcional de esta candidatura», asegura a Efe la coordinadora del área de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Carmen Rojas.

La candidatura basa este «valor universal excepcional» en la unión entre la naturaleza, la cultura y la ciencia presente en un área con una superficie total de 190 hectáreas de las cuales el 75 % son zonas verdes. Este territorio incluye el Paseo del Prado entre Cibeles y la Plaza de Atocha, todo el parque de El Retiro, y el barrio de los Jerónimos. Engloba más de una veintena de monumentos que ya son Bien de Interés Cultural, entre ellos el Museo del Prado, la Puerta de Alcalá, la Academia Española de la Lengua y el Casón del Buen Retiro.

El Palacio de Cibeles, la Casa de América, el Banco de España, el Jardín Botánico y el Real Observatorio de Madrid son otros de los lugares concretos incluidos en esta candidatura, cuyo influjo alcanza también a los museos Reina Sofía y Thyssen-Bornemisza. Para la responsable municipal, lo más significativo no es el aspecto monumental del conjunto sino la vertebración de un eje ligado a la cultura, a la ciencia y al «disfrute» de los ciudadanos como zona de recreo, fundamentalmente a partir del reinado de Carlos III, en el siglo XVIII. «Este proyecto aporta a cada institución presente en la zona una pertenencia a un bien común», señala.

Por su parte, la directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, Paloma Sobrini, considera que la candidatura de «El Paseo del Prado y el Retiro. Paisaje de las artes y de las ciencias» es un proyecto «ilusionante», pero reconoce que no ha sido fácil dar con algo «totalmente novedoso». «La suma de componentes culturales y pedagógicos hacen que este paisaje de naturaleza incorporado a un medio urbano sea diferente», sostiene.

Además, ha resaltado que este modelo de vertebración de la ciudad ha sido adoptado posteriormente por otros países extranjeros, principalmente latinoamericanos. La lista del Patrimonio Mundial de la Unesco está integrada por más de mil lugares y España es el tercer país con mayor número de bienes incluidos, tras Italia y China.

El Retiro y el Prado pueden ser el cuarto bien patrimonio mundial de la Comunidad de Madrid, tras el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la ciudad de Alcalá de Henares y el paisaje cultural de Aranjuez. Si el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural aprueba la candidatura en su reunión de esta semana, donde le llegarán propuestas de otras comunidades autónomas, habría de plazo hasta el 30 de septiembre para trasladar el expediente a la Unesco.

Tras la revisión del mismo y la apertura de un nuevo plazo para completar información si fuera necesario, los técnicos de la Unesco visitarían ya a partir de marzo de 2019 la capital para evaluar la candidatura en el terreno. La proclamación definitiva, en el caso de producirse, no tendría lugar hasta 2020.