Madrid

El nuevo Beti-Jai será cubierto, con aparcamiento subterráneo y uso deportivo y cultural

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado un Plan Especial para rehabilitar el emblemático frontón madrileño

Vista aérea del Beti-Jai
Vista aérea del Beti-Jai - JOSÉ RAMÓN LADRA

El resurgir del frontón Beti-Jai ya está en marcha. El Ayuntamiento de Madrid presentó ayer un Plan Especial de rehabilitación y reconversión del emblemático espacio, inaugurado en 1894, que supone la cubrición del patio y la cancha de juego, la opción de construir un aparcamiento subterráneo y la introducción de nuevos usos, añadiendo el cultural al estrictamente deportivo.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, explicó ayer, tras su aprobación en la Junta de Gobierno, los detalles del «ilusionante» proyecto. Resucitar el Beti-Jai se sustenta en dos actuaciones: garantizar la integridad arquitectónica del frontón y ampliar sus usos. La restauración, que implica que no puede tocarse la envolvente del edificio, remite a la recuperación de los elementos perdidos, además de rehabilitar lo que aún se conserva. En segundo término, con el objetivo de evitar la ruina y el desuso del frontón, se introduce el uso de equipamiento cultural. Gracias a este añadido se prevé el desarrollo de un programa de actividades para mejorar la oferta educativa de la capital. El Plan Espacial introduce también un requisito indispensable: elimina la posibilidad de usos comerciales independientes al uso principal.

La acometida principal será la cubrición del patio, lo que permitirá utilizar el frontón cualquier época del año y en cualquier circunstancia. Además, según explicó Calvo, se ha aumentado en un 10% la edificabilidad sobre el inmueble y se ha permitido la instalación de un aparcamiento subterráneo. La única condición, al dictado de la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, es que el espacio dedicado al estacionamiento sea de carácter meramente dotacional; nunca con fines lucrativos.

Concurso público

El Plan Especial sobre el Beti-Jai («Siempre Fiesta» en euskera), catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de monumento, se someterá ahora a un periodo de información pública y alegaciones, que se alargará durante tres meses aproximadamente, hasta su aprobación en el Pleno.

Una vez superado este proceso, se llevará a cabo la redacción de los pliegos para la concesión del espacio. José Manuel Calvo aseguró ayer que la gestión del frontón se licitará a través de concurso público y estará enmarcada en una fórmula de colaboración público-privada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios