Uno de los muñecos colgados de un puente
Uno de los muñecos colgados de un puente

La nueva protesta de la Policía contra Carmena: muñecos de uniforme colgados de puentes

Los agentes, que ya se manifestaron la semana pasada, claman porque el servicio está «bajo mínimos»

MadridActualizado:

Las protestas de la Policía Municipal contra la gestión de Manuela Carmena y, especialmente, del concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, no cesan. En la noche del domingo al lunes han puesto en marcha una nueva campaña, acaso más impactante que las anteriores. Los agentes han colgado muñecos de uniforme de algunos puentes de la capital, así como pancartas contra la «inseguridad en Madrid» por estar «bajo mínimos.

El sindicato APMU, impulsor de la medida, ha detallado que el «inmovilismo» de Barbero, unido a las «imposiciones que limitan los derechos de los profesionales a disfrutar del tiempo libre que les corresponde» han generado un «profundo malestar» en el Cuerpo, lo que ha llevado a que los agentes lleven a cabo estas movilizaciones. Además, sostienen su «profunda preocupación» porque esta situación, que se arrastra desde los últimos tres años, se haga «insoportable». También se han sumado UPM y CPPM.

«Las sanciones, los constantes desprecios, la limitación de derechos, la falta de diálogo y capacidad de negociación, son elementos que amenazan con lleva a muchos agentes a movilizarse y defender sus derechos y la seguridad de todos los madrileños», han criticado.

Los sindicatos CSIT, UGT, CC.OO. y CSIF ya se manifestaron la semana pasada por la «política de recortes» del Gobierno de Carmena, a la sazón de una instrucción sobre las vacaciones de verano. Los colectivos consideran este movimiento como una «inadmisible vulneración en las condiciones» previstas en el convenio vigente. El edil de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha asegurado que, sin embargo, el diálogo es «constante».

Los cuatro colectivos entienden la instrucción como «una nueva agresión por parte de la dirección y el coordinador» de la Policía Municipal. En una carta remitida a Barbero; el director del cuerpo, Andrés Serrano; y el coordinador de Seguridad y Emergencias, Daniel Vázquez, sostienen que se trata de una «imposición de porcentajes por encima de las necesidades de servicio»; y añade: «restringe el número de periodos a solicitar y además de manera arrogante y fuera de su competencia niega el derecho a coger individualmente los días de vacaciones por antigüedad».

Este tipo de movilizaciones no son nuevas en la capital. Hace seis años los agentes hicieron lo propio en Carabanchel, con la ubicación de un muñeco, también de uniforme, en una farola de la Vía Lusitana. Entonces, el monigote estaba crucificado y los policías protestaban por la gestión de Ana Botella (PP). Un cartel lo dejaba bien claro: «Los policías municipales estamos hasta el coño/huevos de que se pisoteen nuestros derechos».