Alcobendas

Muere de un disparo a manos de un miembro de su misma banda: los Dominican Don't Play

La Policía investiga el motivo de la trifulca registrada en el Parque de Cataluña de Alcobendas, que podría estar relacionada con el trapicheo de drogas u otras causas

Lugar en el que se desplomó la víctima, en la calle de Navarra
Lugar en el que se desplomó la víctima, en la calle de Navarra - Óscar del Pozo

Un joven de 18 años perdió la vida ayer en Alcobendas de un certero disparo en el pecho tras una trifulca desatada entre miembros del mismo grupo al que pertenecía: los Dominican Don’t Play (DDP). Esa es la hipótesis que maneja la Brigada Provincial de Información. De confirmarse este extremo, se trataría del primer homicidio de estas características registrado en la Comunidad de Madrid en el que víctima y verdugo pertenecen a la misma banda latina, en este caso una de las más fuertes, junto a los Trinitarios.

Ahora, la Policía Nacional investiga el motivo de la disputa, que podría tener su origen en un asunto interno o por el trapicheo de drogas.

El suceso ocurrió a las 14.35 horas, cuando dos grupos de los DDP integrados por unas nueve o diez personas se enzarzaron en una reyerta en el Parque de Cataluña. En un momento dado, la víctima, Enrique M. R., nacido en España pero de origen dominicano, esgrimió una navaja tipo mariposa con el fin de atacar a sus enemigos. Fue entonces cuando el presunto homicida sacó el arma de fuego que portaba y disparó. Enrique, viendo venir sus intenciones, echó a correr e incluso saltó una valla, pero fue alcanzado por un único tiro en la parte izquierda del pecho, sobre el corazón. Tras ello, se desplomó.

Mientras, las personas con las que discutía se dieron a la fuga, informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía y de Emergencias 112. Hasta el lugar se desplazaron los sanitarios del Summa que hallaron a la víctima en parada cardiorrespiratoria. Estaba tendida en el suelo, a la altura del número 17 de la calle de Navarra, en donde instalaron un hospital de campaña. La bala le habría afectado, además de al hombro, a vasos vitales, lo que le produjo una pérdida masiva de sangre. Los facultativos lograron reanimarle y le trasladaron en estado crítico hasta el Hospital de La Paz. Sin embargo, sufrió otra parada y falleció.

La víctima, de padre español y madre dominicana, residía en San Sebastián de los Reyes y tenía antecedentes policiales por tenencia ilícita de armas y atentado a agente de la autoridad. La Policía busca al autor del homicidio, miembro del mismo grupo (DDP).

«Tenía muchos tatuajes y era mulato», aseguraban los testigos del crimen de Enrique que le vieron en el suelo siendo atendido por los sanitarios. «Este parque ya no es lo que era; antes era tranquilo pero últimamente, desde hace unos dos años, se juntan chavales muy jóvenes, hacen botellón, fuman porros y trapichean en la zona del templete», decía Carmen, una vecina de la zona situada junto al Metro de Marqués de Valdavia. «Tienen muchas movidas entre ellos. Hay suramericanos y también españoles, pero no se mezclan, cada grupo se sienta en una zona», agregaba otra joven.

«Hay gente chunga»

«Hay gente chunga. Antes había un parterre que tuvieron que quitar porque lo utilizaban de escondite y guardaban bates de béisbol y todo tipo de armas», comentaba otra señora. «La Policía Local y Nacional vienen cada dos por tres por el menudeo de droga, pero ellos, en cuanto se van, siguen igual. De todos modos, nada hacía prever algo semejante», recalcaba un residente que contempló el final del suceso desde su balcón.

El concejal de Seguridad, Luis Miguel Torres, explicó que el parque estaba siendo vigilado en los últimos tiempos, incluso con perros, por el aumento de incidentes y detenciones, relacionadas con el tráfico de estupefacientes a pequeña escala. Y apeló a la calma. «Es un hecho aislado».

La de ayer es la tercera muerte violenta registrada en la región en los últimos cuatro días: el jueves una mujer asesinó a su hija de 5 años y se suicidó en Aranjuez. Ese mismo día un chico mató a su novia embarazada en Fuenlabrada.

Hasta la fecha los enfrentamientos entre bandas latinas rivales se han cobrado dos vidas. El pasado 25 de septiembre un menor ecuatoriano de 17 años, vinculado a los ñetas, murió acuchillado por trinitarios en Puente de Vallecas. El 5 de marzo otro menor trinitario de 15 fue asesinado en las inmediaciones de la Puerta del Sol tras desatarse una auténtica batalla campal por el centro con miembros de los Dominican Don’t Play.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios