Madrid

Finaliza tras 12 horas y de forma pacífica el motín en el CIE de Madrid

Los últimos atrincherados, 39, no portaban armas de ningún tipo y han llegado a un acuerdo pacífico con la Policía

Unidades de la Policía Municipal en las proximidades del CIE - ABC
Internos, algunos con el rostro tapado, en la azotea - Óscar del Pozo
Bomberos y efectivos del Sámur en el exterior del CIE - Óscar del Pozo
CARLOS HIDALGO Madrid - Actualizado: Guardado en:

Tras 12 horas de motín, los últimos 39 integrantes del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid, en Aluche, que ayer protagonizaron un intento de fuga, han llegado a un acuerdo pacífico con la Policía después de que anoche, más de medio centenar de personas de origen argelino causaran numerosos destrozos en las instalaciones.

Unos 39 inmigrantes, 38 argelinos y un marroquí, continuaban a primera hora de la mañana amotinados en el CIE. Tras una noche de negociaciones, la Policía ha conseguido llegar a un acuerdo pacífico con los internos que, ayer, destrozaron varios bancos del comedor del centro, además de la puerta que da acceso a la azotea, donde han permanecido amotinados, aunque desarmados, hasta poco más de las 9.30 horas.

Hasta el lugar se ha desplazado Ignacio Cosidó, director general de la Policía, que ha subrayado, una vez finalizado el motín, que en estos centros, el principal interés redunda en que «los internos estén en las mejores condiciones posibles, pero dentro de las limitaciones presupuestarias posibles». En el centro hay, según ha podido saber ABC, un total de 180 internos de los cuales 137 son argelinos.

A la vez que el partido

La revuelta se inició en torno a las diez de la noche, coincidiendo con el final del partido que enfrentaba en el Bernabéu al Real Madrid. Fuentes del Cuerpo indicaron que el grueso de los efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) o «antidisturbios», unos dos mil, se encontraban desplazados por el encuentro deportivo, de alto riesgo. Tras diversas llamadas, este periódico no pudo contactar anoche con la Jefatura Superior del Policía, para que ofreciera su versión de los hechos. El grueso de la información fue canalizada por el Consistorio de la capital.

ABC pudo saber que los 60 internos taparon las cámaras de seguridad, llevaban objetos punzantes, cuchillas, palos y sábanas, y consiguieron reducir a los cinco agentes que estaban de turno, hasta subir al tejado. Luego, llegó la UIP, que cortó la avenida de los Poblados y estableció un perímetro de seguridad. Hasta el lugar se desplazaron cuatro ediles de Ahora Madrid: Esther Gómez (Latina y Carabanchel), Guillermo Zapata (Villaverde y Fuencarral-El Pardo), Carlos Sánchez Mato (Economía y Hacienda) y Javier Barbero (Seguridad y Emergencias).

Con megáfonos

Este último explicó que miembros «de la Policía Nacional y del Ministerio del Interior habían estado intentando negociar con megáfonos» con los amotinados. También se desplazaron la Policía Municipal, del Samur y Bomberos, de manera preventiva. La propia alcaldesa, Manuela Carmena, que regresó ayer a Madrid de un viaje oficial a Ecuador y Colombia, telefoneó a la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, para ofrecerse su apoyo a las labores de mediación en el conflicto. «Sigo preocupada por lo que ocurre en el CIE. Los Derechos Humanos son lo primero», manifestó la regidora en su cuenta de Twitter. Mucho más radical se mostró Esther Gómez: «Libertad, dignidad y justicia. Las voces que esta noche rompen los muros del CIE de Aluche».

Sobre la medianoche, Puma 0, el indicativo del mando de las UIP, ordenó la entrada de los agentes en el recinto. Sobrevolaba la zona un helicóptero del CNP. Fuera, grupos radicales se concentraron para apoyar a los internos y las escenas de tensión fueron creciendo. Los inmigrantes, algunos encapuchados, gritaban, encaramados a la azotea. A la una y media de la madrugada de hoy, los negociadores seguían buscando una solución dialogada para la rebelión.

Desde su inauguración en 2005, la polémica no ha dejado de perseguir al CIE de Aluche. Asociaciones y la propia Defensora del Pueblo han criticado las condiciones en que se encuentran los internos. Los sindicatos policiales, incluso hace apenas unos días, lamentaban el escaso personal con que cuentan las instalaciones. Las fugas, motines menores y agresiones a agentes son una lucha constante en su interior.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios